El ex comisionado residente en Washington juramentó a la gobernación, como designado secretario de Estado, luego de la renuncia de Ricardo Rosselló, pero el Tribunal Supremo anuló la juramentación al considerarla inconstitucional. (Ramón “Tonito” Zayas)

El anuncio del ex comisionado residente en Washington Pedro Pierluisi de que considera aspirar a la gobernación por el Partido Nuevo Progresista (PNP) provocó una serie de reacciones que van desde expresiones de apoyo hasta cuestionamientos sobre las verdaderas intenciones detrás de su determinación.

“Hoy más que nunca estoy comprometido con Puerto Rico y estoy considerando seriamente aspirar a la gobernación. En las próximas semanas estaré compartiendo con el pueblo antes de tomar mi decisión. ¡Cuento contigo!”, escribió en sus cuentas en las plataformas de Twitter y Facebook.

Pierluisi no estuvo ayer disponible para entrevista.

Para el analista político y estadista Ignacio Rivera, Pierluisi tenía una imagen inmaculada en el PNP y era claramente el candidato a la gobernación. Pero eso cambió el pasado 2 de agosto, cuando decidió juramentar como gobernador tras la salida de Ricardo Rosselló Nevares sin que su nombramiento a la secretaría de Estado recibiera el aval de la Legislatura. Cinco días después, el Tribunal Supremo determinó que su juramentación había sido nula.

Tras su fugaz administración, opinó Rivera, la imagen de Pierluisi quedó algo “marchitada”.

“Él tiene que reponer esa imagen anterior y, de lograrlo, sí es un candidato viable”, señaló.

Rivera destacó de Pierluisi su experiencia en Washington, donde estuvo ocho años como comisionado residente, y su espíritu calmado, “que es lo que Puerto Rico está buscando”.

Su relación con la Junta de Supervisión Fiscal (JSF), organismo al que prestó asesoría legal a través del bufete O’Neill & Borges, puede tener un impacto positivo, opinó Rivera.

“Puede decir que está capacitado en atender este tema (la JSF). No creo que el pueblo le ponga mucha atención a sus conexiones con la Junta”, sostuvo Rivera.

El también analista político Néstor Duprey coincidió en que la imagen de Pierluisi resultó lacerada “con su intento golpista”. Ve en sus aspiraciones un intento de legitimar con votos “lo que intentó hacer en contra de la Constitución”.

“Me parece que es no conocer o no pretender reconocer la gran indignación que produjo en el país. Habría que ver si dentro del PNP hay un reconocimiento del nivel de indignación y hastío que tiene el país ante esa conducta”, argumentó Duprey.

Para Duprey, darle paso a la candidatura de Pierluisi es actuar de espalda a la realidad de lo que sucedió. “Vamos a ver si hay algún registro en la conciencia política de los partidos de mayoría”, dijo.

Tras la publicación en julio del chat de Telegram que mantenía el gobernador con sus más allegados colaboradores, el cual contenía comentarios machistas, homofóbicos y de corte sexista, el país se lanzó a la calle exigiendo un cambio. Rosselló anunció el 24 de julio que renunciaría.

Duprey, sin embargo, no catalogó como positivos los lazos de Pierluisi con la JSF.

“Pedro Pierluisi es candidato y responde a sus clientes y, en ese sentido, parece queeste es un segundo intento de sus clientes para que llegue a La Fortaleza, esta vez con los votos y a no a través de la imposición”, dijo.

No es el momento

El presidente del Senado, Thomas Rivera Schatz, fue parco en sus expresiones ayer y sostuvo que el tema de candidaturas “se usa para crear controversias”.

“Tenemos que asegurarnos que el partido está, en términos de estructura, sólido; en términos financieros, saludable; y que puede continuar el mensaje de que hemos sido buen gobierno, porque los números del gobierno han sido buenos gracias a nuestra gestión”, indicó Rivera Schatz.

El período de radicación de candidaturas comienza el 1 de diciembre y se extiende hasta el 30 del mismo mes.

Al ser preguntado si va a ser candidato a la gobernación por el PNP o si pudiera respaldar a Pierluisi, a quien bloqueó como candidato a la secretaría de Estado en momentos en que el ex comisionado residente buscaba quedarse como gobernador, Rivera Schatz respondió que “cuando llegue el momento de las candituras, ya sabremos”.

Por su parte, el presidente del Partido Popular Democrático (PPD), Aníbal José Torres, indicó que antes de abordar a los penepés sobre qué piensan de su aspiración, Pierluisi debería aclararle al país su posición en asuntos como los contratos en la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), los salarios que ostentan algunos funcionarios públicos y la situación de violencia que viven las mujeres en el país.

“Yo creo que demostró (con el anuncio) lo que realmente buscaba, que es la ambición de poder, llegar al poder por el poder mismo”, dijo.

¿Qué impacto tiene la aspiración de Pierluisi en el PPD?, se le preguntó.

“La campaña del PPD debe estar enfocada en la fortaleza del partido y no en la debilidad de los oponentes”, respondió.

Ana Irma Rivera Lassén, una de las portavoces del Movimiento Victoria Ciudadana, expresó que Pierluisi debería hacer un repaso de lo que sucedió y ofrecerle al país una disculpa.

“Dejó mucho que desear sobre el asunto de transparencia”, dijo la abogada.

Entre esas interrogantes sin responder está su confirmación a la secretaría de Estado en la Cámara de Representantes sin que entregara la documentación requerida por ley.

El portavoz del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) en la Cámara, Denis Márquez, enfatizó que Pierluisi representa a la Junta y los grandes intereses que van en contra del país. “Demostró lo que él representa, la jaibería política”, señaló.

El reportero José A. Delgado Robles colaboró en esta historia.


💬Ver 0 comentarios