El representante penepé Guillermo Miranda. (GFR Media)

El representante penepé Guillermo Miranda aseguró esta mañana que no ha organizado ni celebrado rifas ni en su oficina legislativa ni en su oficina de distrito.

"No realizo rifas en mi oficina. Ni las realizo ni las organizo", dijo a El Nuevo Día.

Una exempleada del legislador por el Distrito 12, Ivette Sierra Vivas, se querelló contra su exjefe ante la Comisión de Ética de la Cámara de Representantes impuntándole que la había despedido porque ella se negó a comprar dos libretas valoradas en $20 cada una como una iniciativa para recaudar fondos para la campaña política de Miranda 

El premio fue un televisor de 55 pulgadas.

Sierra Vivas sostiene que el primer acercamiento para que comprara los boletos de rifa se lo hizo una empleada de Miranda en la oficina distrital de Miranda, en Morovis. La exempleada también le imputa a Miranda dar instrucciones en la oficina legislativa para que no se "tocaran" a los empleados, entiéndase que no se les requiera el pagado de donaciones, a menos que no hubiera otro remedio.

Miranda dijo a El Nuevo Día que él realiza rifas en su comité. A preguntas, aclaró que ese comité no está ubicado en una estructura. "Es en mi casa o en la casa de alguno de los miembros del comité", dijo.

"Eso conllevaría una penalidad", dijo Miranda en alusión a que la celebración de una actividad de recaudación de fondos políticos en una instalación pública implicaría un delito y una violación al Código de Ética de la Cámara. 

Miranda indicó que no contestaría otras preguntas sobre la controversia ante la Comisión de Ética ni sobre la celebración de un evento de confraternación el año pasado para recaudar dinero para su campaña. Según Sierra Vivas, Miranda y el jefe de personal de la oficina, Francisco Cruz Rivera, le entregaron un boleto valorado en $100 en su oficina del Capitolio.


💬Ver 0 comentarios