El gobernador, en la foto junto a Donald Trump, hizo las expresiones en una entrevista con Jim Acosta, periodista de CNN (semisquare-x3)
El gobernador, en la foto junto a Donald Trump, hizo las expresiones en una entrevista con Jim Acosta, periodista de CNN. (AP)

En una entrevista con CNN, el gobernador Ricardo Rosselló dijo que no permitirá que sus oficiales sean maltratados por la Casa Blanca y lanzó una advertencia directa al presidente Donald Trump: “Si el bully se acerca, le pegaré un puñetazo en la boca”.

“Sería un error confundir la cortesía con el coraje”, expresó Rosselló en la entrevista con el periodista Jim Acosta y de la que se transmitieron varios segmentos en la mañana del jueves en la cadena de noticias estadounidense.

La expresiones de Rosselló ocurren en respuesta a un tenso encuentro que sostuvieron algunos de sus principales asistentes con altos oficiales de la Casa Blanca, quienes de acuerdo a CNN, les advirtieron que representantes de la administración gubernamental de Puerto Rico estaban siendo demasiado insistentes en arreglar una reunión del gobernador con Trump. El presidente no ha accedido a reunirse con el gobernador para discutir los esfuerzos de reconstrucción a un año y medio del paso del huracán María por la isla.

De acuerdo a la historia de CNN, los ayudantes del gobernador dijeron que Peter Navarro, asesor comercial del presidente, así como otros oficiales de Casa Blanca, les amenazaron durante la reunión.

“Ustedes tienen que parar con las jod*^# peticiones para una reunión”, expresó a CNN uno de los oficiales de Puerto Rico sobre lo que se les dijo en Casa Blanca. “Su gobernador está jodie*%# las cosas”.

En horas de la tarde, un portavoz de la Casa Blanca rechazó a CNN que se hubiese indicado a los ayudantes de Rosselló que dejaran de solicitar una reunión.

“Recientemente, la Casa Blanca ayudó a coordinar reniones importantes del gobernador Rosselló con líderes de HUD (Vivienda Federal) y FEMA. Entendemos que el gobernador no nos visitará hasta tarde en el mes de abril y estaremos atentos para una vez más ayudarle a coordinar conversaciones productivas con la líderes de la administración para discutir la recuperación de la isla”, expresó el portavoz de Casa Blanca, Judd Deere, quien sin embargo no afirmó que Trump vaya a recibir al gobernador.

El presidente Trump y sus asesores en la Casa Blanca consideran que PuertoRico ha recibido demasiado dinero para mitigar los daños causados por el huracán María y temen que nuevas asignaciones se utilicen para “corregir” la crisis fiscal y de deuda pública.

Se trata de una posición que tiene algún eco entre los republicanos del Senado, algunos de los cuales han acentuado en el hemiciclo esta semana, como parte del debate en torno a un nuevo proyecto para financiar la ayuda a jurisdicciones asoladas recientemente por desastres naturales, que Puerto Rico ha recibido más fondos que otras jurisdicciones.

En su presentación del jueves a senadores republicanos, Trump subrayó que a Puerto Rico se le ha asignado más dinero que a estados recientemente asolados por desastres naturales como Texas y Florida.

Según The Washington Post, Trump alegó que a Puerto Rico se le han asignado $91,000 millones para mitigar la catástrofe causada por el huracán, y que con esa cantidad hasta pudiera comprar la isla cuatro veces. No está claro de dónde el presidente sacó esa cifra.

Al pedir una reacción a la Casa Blanca el miércoles, el propio Deere indicó a El Nuevo Día que Trump no hará que los contribuyentes estadounidenses carguen con la responsabilidad de la deuda de Puerto Rico

“La isla ha recibido un apoyo sin precedentes y está en camino de recibir decenas de miles de millones de dólares de los contribuyentes. Sin embargo, la administración Trump no cargará a los contribuyentes la corrección de una crisis que tiene su base en décadas de gastos que han dejado a la isla con problemas económicos muy arraigados”, indicó Judd Deere, portavoz de la Casa Blanca.


💬Ver 0 comentarios