(semisquare-x3)
El presidente electo del PPD, Aníbal José Torres, criticó la propuesta de celebrar un plebiscito en el que se decida a favor o en contra de la estadidad. (GFR Media)

El Partido Popular Democrático (PPD) comenzó a formular su oposición ante la posibilidad de que se le dé paso a un nuevo plebiscito que ponga a los boricuas a elegir a favor o en contra de la anexión de Puerto Rico a Estados Unidos.

El tema resurgió la semana pasada, luego de que se supiera de una carta que habría enviado el congresista republicano Rob Bishop, saliente presidente de la Comisión de Recursos Naturales de la Cámara de Representantes federal, al secretario de Justicia federal, Matthew Whitaker, sugiriendo la consulta para terminar con el problema del status.

Los congresistas demócratas Darren Soto y Stephanie Murphy, electos en distritos de Florida, favorecieron la idea de una nueva consulta de status con una papeleta endosada por Justicia federal, como propone Bishop.

El presidente electo del PPD, Aníbal José Torres, sin embargo, opinó ayer que esta propuesta “no está dirigida a buscar soluciones sensatas, serias y democráticas entre todos los puertorriqueños, sino que busca compensar el favor político de sus aliados estadistas del PNP (Partido Nuevo Progresista)”.

Torres destacó que Bishop no ha prestado atención al tema del status político de Puerto Rico, pese a que, por años, ha dirigido el Comité de Recursos Naturales, uno de los organismos en el Congreso con jurisdicción primaria sobre los asuntos de la isla.

En 2019, Bishop perderá esa silla, debido a que en las elecciones de medio término los demócratas tomaron el control de la Cámara de Representantes federal.

“Este es el mismo congresista que, a pesar de ostentar el mayor poder posible en las esferas congresionales durante los pasados años, no hizo nada para promover la estadidad para Puerto Rico”, expresó Torres en declaraciones escritas. En la comunicación no expresó alternativas para atender el problema.

Bishop se ha pronunciado a favor de la estadidad para Puerto Rico. De hecho, colaboró con la comisionada residente Jenniffer González en la redacción de un proyecto conducente a la anexión de Puerto Rico como estado. Esta iniciativa, sin embargo, no tuvo ni una audiencia en el Congreso.

Entretanto, los legisladores del PPD, Jesús Manuel Ortiz, Carlos Bianchi Angleró y Ángel Matos García, criticaron el apoyo del congresista Soto al plebiscito en el que se decidiría a favor o en contra de la estadidad.

Del mismo modo, condenaron la defensa de Soto de los resultados del plebiscito de 2017, en el que la estadidad resultó favorecida con un 97.13% de los sufragios y con una tasa de participación de 23%.

“(Ese plebiscito) se organizó con suficiente notificación, acceso razonable a las urnas y, por lo demás, cumplió con la ley electoral. El resultado fue de un 97% a favor de la estadidad. La tasa departicipación es irrelevante bajo la ley para considerar la admisión (de Puerto Rico como estado)”, manifestó, entretanto, Soto.

Pero, Ortiz resaltó que esa baja participación se debe al boicot promovido por el PPD.

“Que sepa (Soto) que la baja participación no fue casualidad, fue producto de un llamado en contra de un proceso amañado que para lograr un triunfo de la estadidad, excluyó alternativas de la papeleta”, expresó Ortiz.

En el plebiscito de 2017, los electores se debatieron entre la estadidad, la libre asociación y el actual status territorial.

El PPD ha impulsado lo que han llamado una “versión mejorada” del Estado Libre Asociado, pero no han definido qué elementos serían distintos a la relación política actual.

Similar a Alaska y Hawái

La nueva consulta propuesta por Bishop sería similar al proceso que se realizó para la anexión de Alaska y Hawái. En ambas jurisdicciones, los electores se expresaron a favor o en contra de la estadidad previo a la admisión formal como parte de Estados Unidos.

Mientras, el gobernador Ricardo Rosselló Nevares indicó que respaldaría la celebración de un plebiscito como este, siempre y cuando el resultado sea vinculante para los Estados Unidos. Es decir, si los puertorriqueños se deciden a favor de la anexión, Estados Unidos debe entonces proceder a admitir a Puerto Rico como parte de la unión.

“Mantener a Puerto Rico bajo el yugo colonial es insostenible”, manifestó Rosselló Nevares en declaraciones escritas.


💬Ver 0 comentarios