Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

Un informe de la empresa subcontratada para remover municiones, CH2MHill indica que únicamente entre 1983 y 1998 hubo 370,000 pertrechos militares lanzados sobre Vieques.
Un informe de la empresa subcontratada para remover municiones, CH2MHill indica que únicamente entre 1983 y 1998 hubo 370,000 pertrechos militares lanzados sobre Vieques.

WASHINGTON. – Científicos puertorriqueños que han estado cercanos al caso de Vieques están alarmados por la alegación de la Marina de Guerra de que puede tardar hasta cinco años en iniciar la remoción de bombas del lecho marino de la Isla Nena bajo el argumento de que no existe tecnología segura para llevar a cabo esa tarea.

A su vez, cuestionan como agencias federales que tuvieron representantes en un foro sobre Vieques celebrado el pasado 23 de abril en la Universidad de Puerto Rico (UPR) – incluida la Agencia de Protección Ambiental (EPA)-, no hicieron mención alguna del informe presentado en febrero por la Marina de Guerra al Comité de Asignaciones de la Cámara de Representantes sobre el proceso de remoción, descontaminación y limpieza de los antiguos terrenos militares en Vieques.

En su informe, divulgado el viernes por El Nuevo Día y el cual la oficina regional de la EPA dice que conoció a través de este periódico, la Marina de Guerra mantuvo que el proceso de remoción de bombas en aguas de Vieques puede tardar hasta 2030, siete años después de la fecha en que esperan terminar con el proceso de "descontaminación y limpieza" de la superficie terrestre.

El doctor Jorge Colón, químico de la Universidad de Puerto Rico (UPR), descartó que no exista tecnología que permita comenzar los trabajos en el lecho marino.

Mencionó que en el pasado las Fuerzas Armadas de EE.UU. han lidiado con la remoción de armas nucleares, tanto cerca de Vieques como en España tras un accidente en 1966 en Palomares. "La remoción de bombas y municiones del lecho marino es un asunto tan importante a nivel mundial que hay hasta una conferencia internacional que se lleva a cabo cada dos años para repasar los avances que se vienen haciendo en este asunto en todo el mundo", indicó el doctor Colón.

El químico puertorriqueño también recordó que en otro foro de 2012, en el que participaron científicos boricuas y estadounidenses en San Juan, la compañía Kobel Steel habló entonces de su tecnología para remover municiones del lecho marino.

"La Marina de Guerra de los EE.UU., junto con otras agencias federales de estrecha colaboración, como la ATSDR (la Agencia para el Registro de Sustancias Tóxicas y Enfermedades)-, llevan sobre una década produciendo informes revestidos de pseudociencia para excusar su inacción en Vieques. Sus informes son cortinas de humo, con medias verdades e inconsistencias que chocan con lo que ha reportado la comunidad científica internacional y se conoce como cierto. Lo único transparente de estos informes es la intención de la Marina de Guerra de esquivar la responsabilidad que tienen con la comunidad de Vieques, y con Puerto Rico", indicó, por su parte, el doctor Daniel Colón Ramos, profesor de biología celular de la Universidad de Yale.

En abril, Colón Ramos le escribió al presidente Barack Obama para advertirle que aún está a tiempo de dejar un legado positivo en Vieques, el cual sigue siendo "uno de los lugares más tóxicos del planeta". Entonces, Colón Ramos cuestionó también la continua explosión de municiones al aire libre, lo que considera otra nueva amenaza de contaminación para los residentes de Vieques.

El químico Colón, por su parte, afirmó que la Marina de Guerra se ha hecho de la vista larga. "Lo que busca es no usar nuevas tecnologías para no gastar más dinero. No quieren limpiar en realidad en Vieques, quieren dejar eso como "área silvestre" sin que los seres humanos podamos visitarla", agregó.

Jorge Colón sostuvo que la “chapucería” que hace la Marina en Vieques se confirma en su propio informe al Comité de Asignaciones, pues agregaron a su reporte de dos páginas un documento de 2003 de la empresa subcontratada para remover municiones, CH2MHill, que se contradice.

Por un lado, dijo, indican que entre 1974 y 1998 se lanzaron sobre 40,000 municiones de aire y tierra, pero incluyen tablas que indican que únicamente entre 1983 y 1998 hubo 370,000 pertrechos militares lanzados sobre Vieques. Solo en el 1983 se sobrepasó "los 35,000 pertrechos militares, vivas e inertes, lanzados sobre Vieques", advirtió el profesor Colón.

"El informe dice en que ya han removido bombas de 10,882 acres de terrenos de los 12, 212 acres donde van a remover bombas. Pero la EPA dijo en nuestro foro de abril que la remoción de bombas se ha llevado a cabo en 3,204 acres solamente, mucho menos que lo que dice ese informe hecho público por El Nuevo Día. ¿Nuevamente la Marina mintiendo o la EPA?", cuestionó el investigador de la UPR.

El documento entregado al Comité de Asignaciones fue en respuesta a un reclamo impulsado por el congresista demócrata boricua José Serrano (Nueva York), miembro de esa comisión, en coordinación con el comisionado residente en Washington, Pedro Pierluisi.

La petición original del Comité de Asignaciones de 2014, que formó parte del informe de la medida que asignó los fondos para este año fiscal del Departamento de Justicia de EE.UU., solicitó de la Marina de Guerra y el Ejército de Estados Unidos que notificara al Congreso “en o antes de 90 días, los tipos y cantidades de armas que se utilizaron para entrenamiento en Vieques y Culebra".

Según el informe obtenido por El Nuevo Día, todo indica que la Marina ni siquiera trató el tema de Culebra.

Ante la insatisfacción que ha causado la falta de información de la Marina, el congresista Serrano consiguió que como parte del proyecto de ley de asignaciones de Defensa, se incluyera un nuevo reclamo para que a más tardar 90 días después de que la medida se convierta en ley, se notifique al Comité de Asignaciones "el tiempo que tomará realizar acciones de remoción de (municiones) de la superficie, las investigaciones que se hacen y las acciones correctivas posteriores para hacer frente a riesgos que no habían sido contemplados previo a las acciones iniciales de la remoción".

"A pesar del progreso que se ha tenido en años recientes, el ritmo al que se están limpiando las islas de Vieques y Culebra es preocupante", indicó el congresista Serrano.

Robert Rabin, portavoz del Comité pro Rescate y Desarrollo de Vieques, sostuvo que puede ser necesario revivir el movimiento de pueblo que logró la salida de la Marina, para pedir acción al gobierno federal.

Para ello, dijo, la diáspora boricua, sobre todo la de Florida puede ser clave.

Rabin destacó además que a través de la Comisión Científica Independiente sobre Vieques, que organizó el foro ambiental de abril de 2015 en el recinto de Río Piedras de la UPR y de la cual participan expertos como Jorge Colón, Arturo Massol y Daniel Colón Ramos, entre otros, confían en contrarrestar las alegaciones de la Marina de que hace las cosas bien en el proceso de remoción de municiones y bombas en la Isla Nena. ?