El exgobernador señala que las situaciones que confronta el PPD y el país en general impiden poner fin a problemas que afectan a la sociedad. (Archivo)
El exgobernador señala que las situaciones que confronta el PPD y el país en general impiden poner fin a problemas que afectan a la sociedad. (Archivo) (Ramón “Tonito” Zayas)

En momentos en que hay reclamos al interior del Partido Popular Democrático (PPD) por la falta de información y transparencia de su liderato, el exgobernador Alejandro García Padilla opinó que mucha gente quiere timonear la colectividad sin ocupar la presidencia y lamentó la falta de coherencia en la fiscalización del gobierno de turno.

A la vez, García Padilla aclaró que no aspirará a un cargo electivo en las elecciones del 2024.

“Yo participé del proceso. Di lo mejor de mí. La historia me dio la razón. Le toca a una nueva generación de líderes subir esos derroteros, subir nuevas colinas, alcanzar nuevas cimas, eso le toca a gente nueva”, dijo el también expresidente de la Pava, en entrevista telefónica, luego que el analista político Carlos Díaz Olivo planteara, en una columna publicada en El Nuevo Día, la posibilidad de que regresara como candidato a la gobernación del PPD en los próximos comicios.

García Padilla agradeció a Díaz Olivo, pero dijo que no le interesa aspirar.

“Una de las cosas por las cuales yo veo con mucha dificultad una candidatura mía, que yo tome la decisión con mucha dificultad... Yo postularme, es que lo dije una vez y lo repito ahora: yo pude evitar las lanzas, pero no pude evitar los puñales. Al Partido Popular, en el 2016, lo derrotó el Partido Popular”, sentenció.

Argumentó que en la Pava hay problemas de personalismo entre líderes que ponen a la colectividad “en tercer lugar”, una situación que, dijo, “está sucediendo en todos los partidos”.

Afirmó que hay “demasiada gente dentro del partido que quiere ser el presidente sin atreverse a presentarse como candidato”. “Quieren ser presidente desde su respectiva trinchera. Quieren ser presidente del partido desde sus respectivos poderes, y ponen el pie”, dijo. No obstante, no brindó nombres.

Igualmente, sostuvo que el PPD se muestra desarticulado en su fiscalización y en sus propuestas. Esto, agregó, le permite al Partido Nuevo Progresista (PNP) “escaparse” de los asuntos importantes. Sin embargo, señaló que no daría “recetas” a la colectividad sobre cómo resolver sus problemas.

“El que se postule, que atienda el tema”, manifestó. Afirmó que sabe a quién favorecerá para la candidatura a la gobernación del PPD, entre los candidatos que podrían aspirar, pero se reservó el nombre porque entiende que “sería injusto que, en este momento, lo diga”.

Aunque descartó el regreso al ruedo político, el exsenador no pudo evitar hacer una radiografía del país, al hacer hincapié en que aspirar a un cargo electivo no se trata de ganar por ganar, sino de atender los retos del pueblo. Sin embargo, apuntó que las medidas que se necesitan no siempre son bien recibidas.

“El país no quiere escuchar prioridades”, sostuvo. Mencionó, por ejemplo, que no se puede seguir combatiendo el narcotráfico y la drogadicción con un enfoque punitivo, que la Universidad de Puerto Rico debe ser priorizada porque es el vehículo para escalar en la sociedad y que la violencia machista se debe atender con educación, específicamente, con un currículo transversal con perspectiva de género.

“Para lograr cambios fundamentales se necesitan unas voluntades que el país no quiere escuchar. Unas decisiones que el país no quiere oír”, sentenció.

Reclamos a los líderes

Los señalamientos de García Padilla no fueron las únicas críticas contra el PPD, que enfrenta denuncias de líderes y miembros de la Junta de Gobierno por la falta de información sobre la fecha de la próxima reunión del ente rector de la colectividad, el calendario de trabajo para las elecciones que deben realizarse en febrero y mayo, el estatus de la reorganización electoral y el nuevo reglamento del partido.

“No tengo información, y lo otro es que el reglamento, al día de hoy, no hay un borrador final de lo aprobado”, dijo el presidente de la Juventud Popular, Héctor Santiago Torres.

Desde la dirección del partido, ¿qué les han dicho?, cuestionó El Nuevo Día.

“Absolutamente nada. Eso le corresponde al secretario (Luis Vega Ramos) y al presidente (José Luis Dalmau)”, respondió Santiago Torres.

La presidenta de las Mujeres Populares, Ada Álvarez Conde, confirmó el silencio de la cúpula popular. Álvarez Conde está de salida de la organización desde el año pasado, pero permaneció en el cargo en espera de que finalmente se ejecuten los acuerdos adoptados en la Asamblea de Programa y/o Reglamento del PPD, efectuada en noviembre, que incluyen la elección de su sustituta.

“Me preocupa seriamente la falta de información, y yo estoy en la Junta (de Gobierno) y no sé nada. La base, pues lamentablemente, menos. Mi exhortación es a que se reúna inmediatamente la Junta y digan el estatus de lo que están haciendo y lo que se votó en el pleno porque hay, ahora mismo, silencio”, sentenció.

Vega Ramos y Dalmau no respondieron a llamadas y mensajes de texto; solo el comisionado electoral del PPD, Ramón Torres, contestó, pero no dio detalles sobre las incógnitas de los populares. “El presidente se va a estar expresando próximamente”, se limitó a decir, y refirió otras preguntas a Dalmau.

La subsecretaria del PPD, Nina Valedón, tampoco proveyó información sobre los asuntos que reclaman los populares.

“Ahora mismo, no se ha enviado una convocatoria de la Junta de Gobierno”, se limitó a decir sobre la próxima reunión del cuerpo regente en el que deben aprobarse pormenores de las dos elecciones a realizarse, según ha dicho Torres.

“La realidad es que cuando se trata de las fechas de la Junta, nosotros no adelantamos información sobre las fechas hasta el momento en que se convoca”, agregó.

El 26 de febrero, los populares deben escoger siete delegados por acumulación y 16 representantes por regiones para la Junta de Gobierno del PPD. Las regiones se dividen por los distritos senatoriales y se escogerán dos representantes por cada región.

El 7 de mayo, corresponde que los populares escojan a un nuevo presidente y dos vicepresidentes.

El presidente de Servidores Públicos Populares, Juan Vega, dijo que “están esperando que el proceso de reorganización continúe su curso, que no se ha hecho absolutamente nada desde que salió el secretario” Ramón Luis Cruz Burgos en octubre.

Entrevistado por El Nuevo Día, Cruz Burgos habló de los trabajos que había realizado hasta su salida. “Previo a nuestra salida, habíamos establecido un calendario de reorganización que incluía municipios que ya habían ido a elección y hubo más participación de los populares con respecto a los que participaron en la primaria a gobernador. Había municipios donde habíamos ratificado presidentes municipales sin elección, municipios que estaban listos para abrir la radicación a la presidencia y otros que estaban un poco más lentos. Desde mi salida hasta hoy, pudieron haber realizado varias elecciones ya”, destacó el también representante popular.

“Yo creo que hay que comenzar a hacer el trabajo que hace tiempo se tenía que hacer y no ha comenzado”, dijo, por su parte, Vega.

El presidente de la Juventud Popular agregó que “el reclamo generalizado es que realmente no se está escuchando a nadie, ni a la base ni a las organizaciones”. “La realidad es que no hay comunicación”, dijo.

💬Ver comentarios