Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

El alegato que presentó el Departamento de Justicia de Estados Unidos ante el Tribunal Supremo federal en el que afirma que Puerto Rico es un territorio cuyos poderes residen en el Congreso norteamericano ha generado un mar de reacciones entre los líderes políticos del país que han llamado a distintas acciones, según sus ideologías, sobre cómo debe definirse el estatus de la Isla.