Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

Los partidos mayoritarios se enfrentan en las elecciones de noviembre a una disminución en la participación electoral que se arrastra desde inicio de este siglo, una pandemia que ha cobrado cientos de vida en la isla y la participación de partidos emergentes que ya en el 2016 les llevaron votos a la Palma y la Pava. (Ramón "Tonito" Zayas)

Los partidos Nuevo Progresista (PNP) y Popular Democrático (PPD) tendrán que aumentar el respaldo que tuvieron en las primarias en un 235% y un 301%, respectivamente, para alcanzar un nivel de votación similar al que experimentaron en el 2016, que de por sí fue bajo.