Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

El director de campaña de Luis Fortuño,  Ángel Cintrón, anunció esta mañana que sus  funcionarios electorales no participarán del escrutinio general de las primarias hasta que surjan cambios en la manera en que está organizado.

El Partido Nuevo Progresista radicó esta mañana a las 8:34 a.m. una solicitud de revisión ante el Tribunal General de Justicia para que un juez modifique la forma en que se supone comience el escrutinio hoy.

Según Cintrón, lo justo es que las listas electorales con la información de qué persona fue a votar en la primaria de cada partido pueda ser revisada por todos los partidos. Además, quieren que el escrutinio comience desde el mismo distrito representativo para todos los partidos.


“Lo que está mal, está mal, venga de donde venga. El Partido Nuevo Progresista (PNP) no va a participar de un escrutinio ilegal e incompleto”, dijo Cintrón.

Por su parte, el comisionado electoral del PNP, Iván Cabán expresó en declaraciones escritas que “el presidente de la Comisión Estatal de Elecciones pretende llevar a cabo un escrutinio de primarias a medias en donde favorece ilegítimamente al PPD”.

El PNP ofreció esta mañana una conferencia de prensa en los predios de la CEE.

Hoy debería reanudarse el escrutinio general de las primarias del 18 de marzo, ahora bajo el control de la Comisión Estatal de Elecciones (CEE).

El trabajo se efectuaría en 60 mesas electorales -divididas en partes iguales entre el Partido Nuevo Progresista (PNP) y el Partido Popular Democrático (PPD)- con más de 200 funcionarios de ambas colectividades y del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP).

Los partidos tradicionalmente controlan el escrutinio de sus primarias, pero ante las múltiples denuncias de irregularidades que surgieron desde la noche de las primarias, la CEE tomó la decisión histórica de darle a ese proceso el mismo tratamiento de una elección general, con las colectividades fiscalizándose mutuamente.

Las imputaciones van desde cifras de participación infladas -según las querellas del PPD y del PNP contra el otro partido-, el alegado fraude en el escrutinio de la contienda por la candidatura del distrito representativo 6 entre Ángel Pérez y Antonio “Tony” Soto hasta actas que se imprimieron sin incluir candidatos, como ocurrió con el senador José Emilio González.