Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

El Senado no celebró vistas públicas para discutir la medida.  (GFR Media)
El Senado no celebró vistas públicas para discutir la medida. (GFR Media)

El Senado aprobó este lunes, con enmiendas, el proyecto de ley que crearía un nuevo Código Civil, y la medida podría ser ratificada por la Cámara de Representantes tan pronto como este jueves, afirmó el presidente cameral, Carlos “Johnny” Méndez.

Esto, luego que la representante novoprogresista María Milagros Charbonier, quien lideró la discusión en la Cámara, confirmó, en declaraciones escritas, que respaldará la versión aprobada por el Senado. “Mi recomendación al cuerpo que represento será concurrir con el Senado”, dijo.

Charbonier describió el documento como un instrumento de avanzada, adaptado a nuestras realidades jurídicas.

“Si no hay objeción de ella (Charbonier) a las enmiendas... estaríamos concurriendo”, adelantó Méndez.

“Por fin, el país tiene un Código Civil que se adapta a los tiempos”, agregó el líder cameral.

Las enmiendas introducidas hoy por el Senado no habían sido discutidas previamente con la Cámara de Representantes.

La medida fue llevada hoy a votación en el Senado sin la celebración de vistas públicas y en medio de la emergencia provocada por el COVID-19, circunstancias que fueron altamente cuestionadas por activistas y legisladores de las minorías.

Durante el debate, que no alcanzó las tres horas, algunos senadores reconocieron que el voluminoso proyecto de ley tiene aspectos favorables, pero quedan invisibilizados ante la falta de discusión pública.

La medida fue aprobada con 16 votos a favor y siete en contra de las minorías legislativas y del senador penepé Miguel Romero.

“Están legislando como el avestruz, con la cabeza escondida. No le están dando la cara a la gente en un proceso tan importante, en un Código Civil que establece las relaciones entre los seres humanos de esta patria, entre la familias, entre el matrimonio”, sostuvo el senador por el Partido Popular Democrático Cirilo Tirado.

El presidente del Senado, Thomas Rivera Schatz, se distanció de las críticas y defendió el trámite que se le dio a la medida en ese cuerpo legislativo. Sostuvo que quienes se oponen a su aprobación son sectores que quieren imponer su visión.

El líder senatorial reconoció, sin embargo, que la medida probablemente no contempla todos los asuntos que debería y que podría contener algún tema que requerirá revisión futura, pero dijo que ya era tiempo de modernizar el Código Civil.

La gobernadora Wanda Vázquez Garced no se expresó sobre el tema, pero el viernes indicó que, una vez el proyecto esté ante su consideración, lo evaluará “con la seguridad, rigurosidad y conciencia social que el mismo requiere”.

Cambios de última hora

Varios activistas que velan por los derechos humanos tomaron con reservas las enmiendas incluidas ayer -en medio de la sesión- relacionadas con dos de los aspectos que más reclamos han generado: los derechos reproductivos de la mujer y el cambio de sexo en las actas de nacimiento de las personas transgénero.

“Es un análisis que tenemos que hacer porque, como no fueron publicadas previamente, ahora nos toca contextualizarlas para poder decir si son buenas enmiendas o no”, dijo Amárilis Pagán, portavoz del Comité Amplio para la Búsqueda de Equidad (CABE), al sostener que aun así el proyecto no es bueno para el país.

Una de las preocupaciones era que, según redactado, el proyecto obligaba a las personas transgénero a acudir a los tribunales para que sean esas instituciones las que determinen si pueden hacer un cambio de sexo o no, lo que es contrario a la decisión de la jueza federal Carmen Consuelo Cerezo que, en 2018, resolvió que el Registro Demográfico fuera el ente encargado del cambio.

“El tribunal puede, mediante sentencia, autorizar al registrador a realizar una anotación al margen de la inscripción original del sexo de la persona cuando proceda una enmienda debido al cambio o modificación posterior del sexo de nacimiento. En estos casos, sin embargo, no se autorizará la sustitución del hecho histórico, vital, del sexo de nacimiento”, se lee en el proyecto.

Ese lenguaje no fue eliminado. Sin embargo, se insertó un párrafo que establece que “nada de lo aquí instituido menoscaba el proceso establecido actualmente en los casos de una solicitud para que se refleje un cambio de género en la certificación de nacimiento”.

Otra de las enmiendas fue la inserción de un párrafo que vendría a atender la preocupación sobre los derechos que le otorga el documento al no nacido y como estos podrían ir en contra de los derechos reproductivos de la mujer. 

El Código Civil reconoce cierta personalidad jurídica al nasciturus en el derecho sucesorio. Esta propuesta reconoce al nasciturus la condición de persona en todo aquello “que le sea favorable”, siempre que nazca con vida.

La enmienda presentada por el senador William Villafañe establece que “los derechos que se reconocen al nasciturus están supeditados a que este nazca con vida y no menoscaban en forma alguna los derechos constitucionales de la mujer gestante a tomar decisiones sobre su embarazo”.