Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

Gigi Fernández con el representante Don Young en una de las fotos que publicó en la red social Twitter. (Twitter / @gigifernandez)
Gigi Fernández con el representante Don Young en una de las fotos que publicó en la red social Twitter. (Twitter / @gigifernandez)

Como deportista, Beatriz “Gigi” Fernández sabe que no todos los objetivos se cumplen en el primer intento. Algunos logros tardan mucho en llegar.

Esa es la mentalidad con la que Fernández salió hoy de su jornada de reuniones en Washington D.C., en donde acompañó a varios políticos del Partido Nuevo Progresista a una series de reuniones en las que se presentó como defensora de la causa por la estadidad para Puerto Rico. 

Fernández sostuvo cónclaves con el representante Don Young; con Daniel Chao, jefe de personal de la representante Grace Napolitano; con Luis Bacó, ex jefe de personal de la comisionada residente Jennifer González y Pedro Pierluisi; y con Reince Priebus, ex jefe de personal del presidente Donald Trump. 

Las reuniones fueron coordinadas por la comisionada residente Jennifer González, con quien sostuvo un almuerzo en compañía de los presidentes del Senado y la Cámara de Representantes de Puerto Rico, Thomas Rivera Shatz y Carlos “Johnny” Méndez, respectivamente. 

Según Fernández, su presencia como ciudadana y tenista exaltada al Salón de la Fama internacional fue reconocida de una manera positiva en sus reuniones. Fernández ganó dos medallas de oro olímpicas representando a Estados Unidos en la modalidad de dobles en los Juegos de Barcelona 1992 y Atlanta 1996. 

“Me sentí súper bienvenida”, reaccionó Fernández en entrevista telefónica con El Nuevo Día tras sostener su última reunión. 

“La misma gente del staff se tomaba fotos conmigo.  Pero, por otro lado, hay mucho trabajo que hacer. La percepción de los americanos ahora mismo en el Congreso es que no estamos en el mejor momento por todo lo que ha pasado en los últimos meses, con la bancarrota y la renuncia (de Ricardo Rosselló a la gobernación). Pero, cuando comencé a jugar tenis era bien difícil y hasta pensé en quitarme a los cuatro años porque no ganaba. No sabía que iba a ganar 17 grand slam. Pero hay que seguir”, narró Fernández, de 55 años. 

Al preguntársele sobre qué pensaba que se había obtenido con su visita a la capital federal para abogar por la estadidad, Fernández ripostó que era importante que una figura fuera de la política se uniera a la ofensiva. 

“No soy penepé, popular, republicana ni demócrata. Soy una ciudadana americana pidiendo la igualdad para Puerto Rico. Creo que esto es un issue de derechos civiles. Pero lo que aprendí es que es esto es un maratón, y tomé hoy dos pasos. Hay un plan bastante concreto en los próximos meses, si lo ejecutamos, vamos a tener resultados”, aseguró. 

Por otro lado, Fernández se mostró entusiasmada con sus conversaciones con González, Rivera Shatz y Méndez. 

“Jennifer fue excepcional. El almuerzo que tuve con Johnny Méndez y Rivera Shatz fue súper positivo. Uno se siente que puede hacer la diferencia”, comentó.

“Ellos estaban muy contentos de que me uniera a este movimiento. Tenemos unos anuncios que haremos en las próximas semanas. Hay un plan que vamos a anunciar a finales de septiembre cuando vaya a Puerto Rico”, abundó Fernández.

La extenista confesó que le entusiasmó el día de reuniones y la dinámica que vivió en la capital federal. Sin embargo, no contempla una aspiración política en el futuro cercano.

“En el futuro, es posible. Pero en el futuro lejano. Recuerda que tengo nenes de diez años (sus gemelos Karson y Madison). Ellos son mi prioridad ahora. Después de eso, vamos a ver qué trae la vida”, culminó.