El cuerpo de la mujer se encontró el 19 de marzo tirado en el pavimento, con múltiples impactos de bala, en una carretera del barrio Caimito en Juncos. (GFR Media)

El Cuerpo de Investigaciones Criminal (CIC) de Caguas confirmó esta tarde que la mujer asesinada el pasado 19 de marzo en Juncos fue Rosa Castillo Carranza, empresaria que fue reportada secuestrada días antes en Carolina.

El director de Homicidios de esa división, David Correa, le informó a El Nuevo Día que desde que se reportó el asesinato su equipo trabaja en conjunto con el CIC de Carolina para utilizar toda la información recopilada durante la pesquisa del secuestro y así desarrollar la investigación de la muerte violenta.

“Ahora mismo la investigación está en su etapa de campo. Estamos encaminados y dirigidos a desarrollar la pesquisa. Desde que se validó su identidad en el Negociado de Ciencias Forenses cada hallazgo que encontraron (el CIC de Carolina) con relación al secuestro pasan a formar parte del expediente de asesinato que abrimos nosotros”, señaló Correa, en entrevista telefónica.

El pasado viernes, 20 de marzo, el director del CIC de Carolina, Carlos Nazario, le notificó a este medio que un familiar de Castillo Carranza, quien es de ascendencia hondureña, la reportó como secuestrada el 17 de marzo en hechos que, presuntamente, ocurrieron en la calle Mar Mediterráneo de la urbanización Villa Mar, en Isla Verde.

En aquel momento, según el teniente, la investigación consideraba como móvil de los hechos un carjacking, porque, de acuerdo con la querella, unos individuos robaron la guagua de la mujer, una Mitsubishi Outlander del 2019, y, al mismo tiempo, “la metieron a ella en otro vehículo y se la llevaron a un lugar desconocido”, dijo Nazario.

Mientras, sobre el asesinato, Nazario sostuvo recibieron confidencias, pero rechazó responder si venían por parte de algún familiar o testigo de los hechos.

“Al día de hoy es muy prematuro nosotros encajonarnos en un móvil en específico. Yo lo único que te puedo decir es que estamos bastante adelantados. Hemos entrevistado a varias personas y nos proponemos muy pronto llevar a los autores de este vil asesinato ante un tribunal”, aseguró Correa.

Enmarcado en la emergencia que atraviesa la isla por la propagación del coronavirus (COVID-19), el sargento aseguró que ambos cuerpos de investigaciones han tomado las medidas preventivas para proteger la salud de sus oficiales sin trastocar el desarrollo de la investigación.

“Lo cierto es que dado la emergencia que estamos pasando, estamos trabajando desde el día cero en horarios de 20 horas diarias dirigido a esclarecer este asesinato. El equipo del CIC de Caguas no ha parado, aunque guardando todos los códigos de seguridad establecidos por el gobierno y para proteger nuestra salud”, indicó Correa.

Este crimen es el primer “secuestro-asesinato” que investiga el CIC de Caguas en lo que va del año.

Castillo Carranza, quien vivía del alquiler y venta de residencias, no tenía hijos y residía en Loíza. Sin embargo, a la mujer le sobreviven familiares en Puerto Rico, según el inspector Nazario.

Entre la prueba que consiguió el CIC de Carolina durante la pesquisa del secuestro se encuentra los testimonios de los entrevistados y material fílmico, aunque no se informó qué se muestra en dicha evidencia.

“El grupo que se asignó para el desarrollo de esta investigación está corroborando toda la información que llegue”, puntualizó Correa en referencia a las confidencias que pueda recibir la Policía tras los hechos del asesinato.


💬Ver 0 comentarios