Como en esta foto del 2018, en las "reuniones de pueblo", ciudadanos individuales y representantes de organizaciones y comunidades expresan su parecer sobre el desempeño de la Policía, mientras que uniformados contestan preguntas y ofrecen explicaciones.

En medio de las medidas establecidas para el distanciamiento social, el Tribunal Federal se propone a implementar recursos tecnológicos para llevar a cabo las "reuniones de pueblo" y el monitoreo que requiere la Reforma de la Policía.

La declaración del estado de emergencia en la Isla en marzo surgió en momentos en que apenas arrancaba el proceso de monitoreo de la Policía después de que se aprobaran los métodos de evaluación, a más de cinco años desde que se transó la demanda del gobierno federal contra la Uniformada por violaciones a los derechos civiles.

El acuerdo que puso fin al pleito requiere que la Policía pueda probar cumplimiento con el monitoreo en al menos dos años consecutivos en los distintos renglones que contempla la Reforma, mientras que es incierto por cuánto tiempo el COVID-19 afectará las labores de agencias y empresas.

En una orden emitida el mes pasado, el juez federal que preside la Reforma, Gustavo Gelpí, ordenó que se buscaran los recursos tecnológicos necesarios para que el proceso pueda continuar en medio de la emergencia.

Para cumplir con las guías del Centro para el Control de Enfermedades de Estados Unidos(CDC, por sus siglas en inglés), la Oficina del Monitor federal de la Policía anunció sus planes para continuar con el proceso de evaluación dentro de la Policía y conocer el parecer de los ciudadanos.

En las "reuniones de pueblo", ciudadanos individuales y representantes de organizaciones y comunidades expresan su parecer sobre el desempeño de la Policía, incluyendo preocupaciones y objeciones, mientras que uniformados contestan preguntas y ofrecen explicaciones.

Usualmente se han llevado a cabo en salones donde el público se congrega para esperar su turno de expresión, dinámica que aparentemente tendrá ajustes por el nuevo coronavirus.

En una moción ante el Tribunal Federal, la Oficina del Monitor informó que planifica implementar las medidas tecnológicas para dichas reuniones.

Como fechas tentativas, el documento indica la posibilidad de llevar a cabo esas actividades en agosto, diciembre y abril.

"La tecnología a ser implementada por el Monitor es suficientemente robusta para manejar las reuniones 'de pueblo' en una instalación designada usando las Guías del CDC para distanciamiento social", sostuvo el equipo del Monitor federal.

Señala que para la selección de "las localidades para esas reuniones", se tomará en consideración también el "acceso a internet de alta velocidad y acceso a equipo que permitirá a los participantes ser vistos y escuchados por todos los participantes usando la plataforma digital".

También considera "reuniones virtuales con varios líderes comunitarios y miembros del CIC (Cuerpo de Investigación Criminal)", lo que catalogó como algo "menos difícil realizar".

Señala que esas reuniones virtuales pueden correr de la mismamanera que las entrevistas de los expertos en áreas de trabajo con miembros de la Policía.

En cuanto a esas entrevistas de los "expertos de materia" por videoconferencia, destacó que "se necesitan para proveer los datos necesarios para determinar el nivel de cumplimiento en las respectivas áreas de trabajo.


💬Ver 0 comentarios