El Departamento de Justicia advirtió que con el fraude los estafadores logran obtener información personal de los beneficiarios de Medicare y Medicaid. (GFR Media)

La secretaria del Departamento de Justicia, Dennise N. Longo Quiñones, anunció que la agencia se une a los esfuerzos de otras agencias contra alegados esquema de fraude que buscan estafar a beneficiarios de Medicare y Medicaid, aprovechando su ansiedad por la amenaza de contagio con el coronavirus COVID-19.

De esta manera, la Unidad de Control de Fraude al Medicaid (MFCU, por sus siglas en inglés) de Justicia se une la Oficina del Inspector General del Departamento de Salud y Servicios Humanos Federal (OIG-HHS, por sus siglas en inglés), que encabeza el esfuerzo para alertar a los beneficiarios de Medicare y Medicaid sobre el esquema de fraude.

En comunicado de prensa, Longo Quiñones informó que “los estafadores han desarrollado un esquema mediante el cual, al ofrecer pruebas para detectar COVID-19 y vacunas contra la infección, obtienen la información personal de los beneficiarios de Medicare y Medicaid, incluyendo su número del plan de salud, para luego usarla de manera fraudulentamente".

"Al solicitar la información personal del beneficiario, los estafadores la utilizan para facturar servicios no rendidos a Medicare y Medicaid o para otros esquemas de robo de identidad”, agregó.

La funcionara destacó que hay que alertar a esa población, sobre todo a las personas de edad avanzada, ya que su victimización mediante este esquema de fraude puede afectar a los beneficiarios directamente.

Los perjudicados podrían resultar personalmente responsables por cargos de servicios no cubiertos por el plan de salud federal.

Podrían, además, sufrir otras formas de responsabilidad financiera por la utilización indebida de su identidad por los estafadores.

Según el esquema que utilizan los estafadores, éstos se comunican con los beneficiarios, incluyendo llamadas como si fuera de telemercadeo, publicación de plataformas de servicio en las redes sociales y visitas puerta a puerta para ofrecerles los tratamientos.

Explicó que si Medicare o Medicaid deniega esa reclamación por una prueba no aprobada, el beneficiario podría ser responsable del pago de dicho tratamiento.

“Se les exhorta a los beneficiarios de Medicare y Medicaid a que se protejan, que sean cautelosos y si sospechan de cualquier llamada inesperada o visitas a su hogar en las que le ofrecen pruebas de COVID-19, vacunas contra esta enfermedad o suplido de equipos médicos, hacer caso omiso", manifestó Longo Quiñones.

"Igualmente, en las redes sociales, no deben responder o proveer información personal”, añadió.

Indicó que si es beneficiario del Programa de Medicaid o Medicare y ha recibido este tipo de acercamiento para pruebas, vacunas o suplido de equipo médico para el tratamiento del COVID-19, puede escribir al correo electrónico [email protected].

La Unidad de Control de Fraude al Medicaid (MFCU), adscrita al Departamento de Justicia, le orientará. También puede también contactar la línea de llamadas del National Center for Disaster Fraud Hotline al 1(866)720-5721 o escribir a [email protected].

“Nos encontramos ante una situación de salud seria y compleja, como lo ha expresado la gobernadora Wanda Vázquez Garced. Por tanto, debemos cuidar de nuestra población de edad avanzada para que no sea objeto de estafa mediante anuncios u ofrecimientos engañosos. En estos momentos son una de las poblaciones más vulnerables para este tipo de práctica y debemos de orientarlos, teniendo como norte la salud, seguridad y bienestar de todos”, concluyó Longo Quiñones.


💬Ver 0 comentarios