Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Un total de 1,056 armas de fuego y 55,000 municiones han sido dejadas en iglesias y cuarteles de la Policía bajo la amnistía para la entrega de armas ilegales sin que sus dueños enfrenten consecuencias legales.

La amnistía vence el jueves, 19 de abril, pero el gobernador Luis Fortuño anunció que someterá legislación para extender el periodo por un mes adicional.

“Tenemos un problema de violencia en Puerto Rico que está directamente ligado a las armas, mayormente armas ilegales. Y nos dimos a la tarea de lograr una amnistía que fuera diferente y que tuviera los resultados que todos buscábamos”, expresó el mandatario.

Según Fortuño, en la amnistía anterior, que duró 90 días, el Gobierno logró recoger solo 12 armas de fuego.

“Hemos desarmado un ejército, pero no hemos terminado”, puntualizó el gobernador en una conferencia de prensa en la Iglesia Fuente de Agua Viva, en Carolina, donde se han recogido 41 armas de fuego.

La iniciativa contó con la colaboración de los aproximadamente 300 jóvenes del programa Cancha Abierta, del Departamento de Recreación y Deportes (DRD), que repartieron hojas sueltas promocionando la iniciativa.

El líder comunitario Héctor Morales, de 21 años, es uno de los jóvenes que participaron en la iniciativa y que, repartiendo “flyers” en un semáforo del área de Rexville, en Bayamón, logró que una mujer le entregara las armas de fuego que su hijo, que estaba en un programa de rehabilitación, mantenía escondidas en la casa.

“Yo sentí que aporté un poquito, y quiero seguir aportando mi granito”, dijo a este diario el joven, que aspira a convertirse en maestro de recreación y deportes.

En la rueda de prensa, Fortuño estuvo acompañado de varios líderes religiosos que participaron en el recogido de armas de fuego ilegales, como el pastor Otoniel Font, de la Iglesia Fuente de Agua Viva; el pastor José Pagán, de la Iglesia Emanuel, en Carolina; y el pastor William Hernández, presidente de la Fraternidad de Concilios Pentecostales (Frape).

Fue el pastor José Pagán quien recogió la primera arma de fuego de la amnistía y la más reciente, recibida hoy justo cuando se dirigía a la conferencia de prensa.

“La gente no solo entregó su arma, sino que entregó también su alma a Jesucristo”, expresó con alegría al relatar la experiencia.

La región policiaca de San Juan es donde más armas de fuego ilegales se han recibido (224), seguida por la de Bayamón (220) y la de Carolina (114). En Aguadilla recogieron 33, en Mayagüez 67, en Ponce 106, en Aibonito 29, en Guayama 26, en Humacao 39, en Fajardo 43, en Caguas 51, en Utuado 16 y en Arecibo 87.


💬Ver 0 comentarios