El secretario de Seguridad Pública, Héctor Pesquera (semisquare-x3)
El secretario de Seguridad Pública, Héctor Pesquera. (GFR Media)

Líderes de gremios de varios de los negociados adscritos al Departamento de Seguridad Pública (DSP) celebraron la salida de Héctor Pesquera de la dependencia.

La reacción común de los entrevistados es que no lograron una apertura con el funcionario saliente para atender las necesidades de los empleados.

Bajo el DSP están los negociados de la Policía, Bomberos, Investigaciones Especiales, Ciencias Forenses, Manejo de Emergencias y Administración de Desastres, Emergencias Médicas Estatales y Sistema de Emergencias 911.

“Es la crónica de una muerte anunciada”, expresó Ismael Rivera, presidente del Sindicato de Policías. “Tuvo el gran logro de reunir y acoplar en un mismo pensamiento a todos los líderes gremiales que representan a los empleados públicos en el DSP cuando fuimos a reclamar su salida hace unos meses”.

Aunque la versión ofrecida oficialmente es que Pesquera se va “por razones personales”, Rivera considera que “ante la incapacidad manifiesta dentro del DSP de poder aunar las labores que se realizaron dentro de los negociados, el gobernador no ve tora opción de que se vaya Héctor Pesquera de la silla del DSP”.

“No dio pie con bola”, agregó. “Era una figura conflictiva en cada negociado, especialmente dentro en la Policía”, añadió. “Estamos seguros que esto se iba a dar antes, pero el gobernador esperó unos meses porque era lo políticamente correcto”.

Por su parte, el presidente del Sindicato de Bomberos, José Tirado, manifestó que “Pesquera debió irse en la fecha que estuvo primero, que era el 31 de diciembre, y que después fue pospuesta para el 30 de marzo, según la información que tenemos”.

“No hizo absolutamente nada por los bomberos y, por lo que veo, tampoco por los demás negociados”, agregó.

Según Tirado, la posibilidad de mover fondos entre los negociados por estar bajo la sombrilla del DSP no es una ventaja, sino que ha sido negativo.

Sacaron $18 millones de los Bomberos, Manejo de Emergencias, Ciencias Forenses y del (Sistema de Emergencias) 911 para dárselo a la Policía. Los dejaron quebrados. Entonces, en diciembre celebran que le pasaron $500,000 de la Policía a Bomberos, pero si ya nos habían quitado $7 millones”, dijo Tirado.

“Esperamos que pongan a una persona que realmente escuche y atienda las necesidades de los empleados públicos”, añadió.

Además, consideró que la sombrilla se debe dividirse. Entiende que las dependencias que son de “seguridad armada”, como Policía, NIE y Forenses, deben estar separada del resto, que son de “protección pública”.

Mientras, la portavoz de Paramédicos Unidos, Grisselle Natal, indicó que “estamos bien contentos por la salida de Pesquera. Estoy segura que el 100% de los paramédicos estatales también”.

“Nunca accedió a las reuniones que pedimos. Entiendo que no hizo un buen trabajo con el negociado de Emergencias Médicas Estatal”, comentó.

“En esta época es cuando más compañeros han renunciado y siguen renunciando… No han mejorado los tiempos de espera (en los casos de respuesta) y siguen cerrando bases en diferentes turnos”, abundó. “Lo último que nos enteramos es que están pensando declarar vacante a empleados para moverlos a otras (dependencias) del DSP. Eso no se puede permitir, porque van a terminar cerrando la agencia para contratar una privada y la gente va a tener que pagar por eso”.

A su vez, el expresidente de la local 2099 de Servidores Públicos Unidos, que agrupa a los empleados del Negociado de Ciencias Forenses, manifestó que la salida de Pesquera “debió haberse dado hace mucho tiempo”.

“No dejaba trabajar a los comisionados de los negociados. Nombró personal directamente alrededor de las personas que puso a dirigir la agencia sin tener la experiencia necesaria”, dijo Vélez, quien actualmente es delegado del sindicato, tras ser presidente hasta diciembre pasado.

“Ahora mismo se están entregando los cuerpos de tres semanas a un mes y veces en estado de descomposición. Eso da a pensar que es falta de experiencia administrativa, y de un plan de trabajo para que sea efectivo no extienda la agonía de los familiares que están en espera”, afirmó.

Por otro lado, Rolando Hernández, presidente de la Unión de Trabajadores de las Comunicaciones, que representa a los empleados del Sistema de Emergencias 911, catalogó de “positiva” la renuncia de Pesquera.

“Es bien lamentable que hemos tenido que llegar a este punto. Su desempeño no fue el que esperábamos de un secretario del DSP”, dijo Hernández. “Creo que fue la mejor decisión.

“Nunca tomó en serio los asuntos del 911, donde sigue la crisis y la desviación de fondos”, continuó.

Aseguró que bajo la administración de Pesquera se comenzó a pasar “fondos privados” que ingresan al 911 para pasarlo a otras áreas del DSP, lo que ha dejado sin atender necesidades del mismo negociado.

“Se supone que se use para el 911, que es regulado por la FCC (Comisión Federal de Comunicaciones)”, apuntó Hernández. “Se usaron para otras cosas, incluyendo la compra del vehículo de Pesquera”.

“Esperamos que la persona que venga tenga más interés, que tenga mejor preparación y que nos tome en serio para ayudarle a cumplir el propósito de sacar al 911 y el DSP a flote”, afirmó.


💬Ver 0 comentarios