Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

La jefa de la Policía, Michelle Hernández, compareció ayer ante la Comisión de Hacienda de la Cámara.
La jefa de la Policía, Michelle Hernández, compareció ayer ante la Comisión de Hacienda de la Cámara. (Vanessa Serra Díaz)

La Policía enfrenta un recorte de $8.7 millones en su próximo presupuesto respecto al año fiscal en curso, que impactará principalmente el suministro de gasolina de la flota vehicular de la agencia, indicó ayer la superintendente Michelle Hernández. 

Asimismo, otro de los cinco componentes de seguridad, el Cuerpo de Emergencias Médicas, verá un recorte de $5.2 millones o 15% de su presupuesto a partir del 1 de julio, cuando inicia el año fiscal 2017-18. 

En una vista de la Comisión de Hacienda de la Cámara de Representantes celebrada ayer también se evaluaron los presupuestos del Sistema de Emergencias 9-1-1, el Cuerpo de Bomberos y la Agencia Estatal para el Manejo de Emergencias y la Administración de Desastres (Aemead). 

En el caso de la Policía, el recorte en el presupuesto consolidado es de $8.7 millones. Hernández señaló que el presupuesto de este año no incluye una asignación no recurrente de $10 millones que recibió la Policía en el pasado año electoral. Su visión es que ese dinero no será necesario este año. 

A preguntas del representante popular Javier Aponte Dalmau, quien le cuestionó cómo la Policía se vería más afectada por el recorte, Hernández respondió que en el suministro de gasolina.

“La parte más difícil es la disciplina en cuanto a la gasolina (de los vehículos oficiales). El agente no puede detenerse en cualquier gasolinera Total -el gobierno tiene un contrato de suplido de combustible con la compañía- y tiene que tener la disciplina”, dijo, al mencionar que la Policía tiene a su disposición cinco gasolineras por todo el país en las que se puede comprar gasolina con descuento. 

En la vista surgió que los recortes afectarían a las Fuerzas Unidas de Rápida Acción (FURA), ya que el memorial explicativo de la agencia refleja una disminución en su presupuesto de $3.7 millones. Hernández aclaró en horas de la tarde que se calculó mal al incluir una partida que le corresponde al Negociado de Drogas en el presupuesto vigente FURA. 

En la Policía, hay 256 empleados transitorios y 300 reservistas. “Se están evaluando cada uno de ellos para asegurarnos que no tenemos un ‘overlap’ (duplicidad) de labores. No se trata de recortes, se trata de buena gerencia”, insistió. 

 En el caso del Cuerpo de Bomberos, que cuenta con 15 empleados transitorios, el aumento para el próximo año es de $1.3 millones en su presupuesto consolidado, aunque se refleja una leve merma de 2.64% en la asignación del Fondo General. La agencia cerrará con un déficit de $1.5. millones.