El jefe de fiscalía federal en Puerto Rico, Stephen Muldrow.
"Vamos a investigar todo el proceso aquí en Puerto Rico", afirmó el jefe de fiscalía federal en Puerto Rico, Stephen Muldrow, cuando informó que habrá un equipo de fiscales y agentes del FBI pendientes a si surge algún delito electoral o violación a derechos civiles durante las elecciones del 3 de noviembre. (Pablo Martínez)

La autoridades federales asignaron oficiales para investigar todo el proceso que transcurra durante las elecciones en Puerto Rico y detectar si surge algún delito de fraude electoral o violación a derechos civiles.

El monitoreo estará a cargo de fiscales federales y agentes del Negociado Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés).

Así lo informó hoy el jefe de la fiscalía federal en Puerto Rico, Stephen Muldrow, durante una mesa redonda con periodistas, al cumplir su primer año en ese puesto.

“Tenemos un grupo, pero el fiscal a cargo es Seth Erbe con Timothy Henwood, que es supervisor en casos de cuello blanco y fraude”, sostuvo Muldrow.

En principio, el equipo busca identificar alguna violación o fraude a las leyes electorales. “Eso no quiere decir que si los derechos civiles del Puerto Rico están afectados no vamos a investigar”, dijo Muldrow.

“Vamos a investigar todo el proceso aquí en Puerto Rico”, afirmó.

Cuando se le preguntó si su personal estaría llegando físicamente a lugares de actividades electorales, Muldrow contestó que “si es necesario, pero el FBI también va a estar trabajando bien de cerca en eso”.

El funcionario no quiso comentar sobre si actualmente investigan alguna violación ya cometida como parte del proceso electoral.

Se limitó a indicar que “en los días siguientes van a escuchar de nosotros en el área de las elecciones”, lo que pudiera estar relacionado a una campaña de orientación.

Durante las pasadas semanas, el FBI ha estado publicando anuncios en las redes sociales ofreciendo información para advertir a los votantes sobre delitos electorales.

Asimismo, el fiscal federal dijo que “vamos a estar pendiente” a si surgen situaciones de puertorriqueños en Estados Unidos votando en las elecciones locales del lugar donde viven, a la vez que lo hacen en las de Puerto Rico. La nueva ley permite que voten en la isla, aunque estén residiendo en Estados Unidos.

“El asunto de una persona que está votando en dos sitios sería algo que nos interesaría porque solo se puede ser residente de un sitio”, comentó Muldrow.

También estarán pendientes, en particular, al proceso relacionado a la elección por la comisaría residente en Washington D.C., por tratarse de un puesto de índole federal.