Las FARC arrojaban sus víctimas a los caimanes.
Las FARC arrojaban sus víctimas a los caimanes. (ELNUEVODIA.COM)

Con el asesinato anoche de Isadora Nieves Cruz, mejor conocida como Pinky Curvy, resurgió el tema de la ganga narcotraficante denominada como las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Cantera, Las FARC o La Corporación las FARC.

Pero ¿qué fue este caso?

Los hechos se remontan al 27 de febrero de 2019, cuando las autoridades arrestaron a decenas de personas tras la acusación por un gran jurado federal contra los presuntos miembros del grupo.

Con el arresto del líder y otras 31 personas, las autoridades federales aseguraron ese día haberle asestado un golpe significativo a la pandilla que le imputan actos de violencia que incluía lanzar los cadáveres de sus víctimas a los caimanes.

Pincky Curvy, quien era reconocida en las redes sociales, figuraba en la posición 75 del pliego acusatorio federal. La joven de 24 años y madre de una niña fue acribillada anoche a balazos en Hato Rey.

View this post on Instagram

3 different me. 🤓

A post shared by 𝓘𝓼𝓪𝓭𝓸𝓻𝓪 ✿ (@isadoranievez) on

La entonces jefa de la fiscalía federal, Rosa Emilia Rodríguez, informó que un gran jurado federal emitió un pliego acusatorio contra 75 personas, incluyendo a Vladimir Natera Abreu, uno de los presuntos líderes, quien estaba prófugo en República Dominicana.

Para el día del operativo, 32 de los 75 acusados estaban bajo custodia, incluyendo al líder, a quien la fiscalía identificó como Emmanuel Pacheco Marín.

¿De qué se les acusó?

Los cargos fueron por conspiración para distribuir sustancias controladas, incluyendo cocaína, heroína y marihuana.

Aunque la acusación fue de narcotráfico y no conllevaban agravantes por asesinato, el fiscal a cargo del caso, Alberto López Rocafort, dijo que las investigaciones apuntan que la ganga sería responsable de sobre una docena de asesinatos.

Aunque expresó que no podía asegurar que la organización había sido desmantelada, Rodríguez dijo en febrero del año pasado que “sí hemos dado un golpe grande”.

Rodríguez indicó que, además de los 75 acusados, Edison Merced Olivera y Waldemar Febres Sánchez fueron objetivos de la misma investigación, pero que fueron acusados en un pliego separado.

Ambos fueron arrestados en República Dominicana y extraditados a Puerto Rico por una acusación estatal relacionada al asesinato de otro miembro de esa organización, Carlos Giovanny Báez Rosa, mejor conocido como Tonka.

Operación Cocodrilo

Para ilustrar la peligrosidad de la ganga, que investigaban desde el 2006, la jefa de la fiscalía federal indicó que una de las prácticas que utilizaban para intimidar a rivales y a miembros de la misma organización era lanzar cuerpos de víctimas asesinadas a caimanes.

“Durante la investigación se recibió información a los efectos de que la organización, para disponer de cadáveres, en ocasiones los tiraban como comida a cocodrilos y caimanes que poseían”, sostuvo Rodríguez, por lo que habían denominado la investigación como “Operación Cocodrilo”.

Según la funcionaria, de esta manera ejercían un control en la distribución de drogas en las áreas de Barrio Obrero y Santurce.

La acusación específicamente señala que vendían crack, heroína, cocaína, marihuana, Oxycodone (conocido como Percocet) y Alprazolam (conocido como Xanax) en los residenciales Villa Kennedy, Las Casas, El Mirador and Las Margaritas de San Juan

También indica que operaba en el sector El Guano, Playita y Cantera de San Juan.

Rodríguez detalló que, como parte de la conspiración, los líderes de la ganga autorizaban e instruían a los coconspiradores a proveer “muestras” gratis de los narcóticos a los “clientes” para promover la venta de una marca en particular.

Además, alegan que distribuían droga a ciudades en la costa este de Estados Unidos.

Como parte de sus operaciones, según la acusación, colocaban distintos tipos de barricadas, incluyendo tanques de agua, barreras de control de acceso y portones de metal para evitar el acceso a agentes de ley y orden, así como a miembros de gangas rivales.

Rodríguez señaló también que solían raptar a narcotraficantes rivales, así como miembros de sus propia organización para intimidarlos y mantener el control de las operaciones de narcotráfico.

Según Rodríguez, ese tipo de acciones contra miembros de la misma organización pudiera estar relacionado con el alegado asesinato de Tonka, quien era miembro de esa ganga.