Maricarmen Mas Rodríguez, representante penepé.

La representante penepé por Mayagüez y San Germán, Maricarmen Mas Rodríguez, solicitó al secretario del Departamento de Corrección y Rehabilitación (DCR), Eduardo Rivera Juanatey, que atienda con premura quejas de los confinados en el Anexo 296 del Complejo Correccional de Guayama, quienes permanecen bajo cuarentena en sus celdas desde hace 13 días debido a que un guardia de custodia arrojó positivo a la prueba del COVID-19.

En declaraciones escritas, Rivera Juanatey le ripostó indicando que está cumpliendo con el protocolo de la agencia.

“Entendemos que el sistema correccional ha intentado manejar la problemática del COVID-19 con sus mejores herramientas disponibles, pero existen situaciones particulares que se tienen que atender con premura, y una de ellas son las quejas que tienen los reclusos en el Anexo 296 de Máxima Seguridad en Guayama”, sostuvo Mas Rodríguez en declaraciones escritas.

“Por los pasados días hemos visto como familiares y amigos de estos confinados se han tirado a las redes sociales para verter sus preocupaciones, entre las cuales se destacan el miedo que sienten a contagiarse con el COVID-19 a través de oficiales custodios, porque, según indican, existen confinados con cuadros clínicos complicados en esa área que podrían sufrir aún más los estragos de este virus. Nuestro llamado es a que se atienda esta problemática de manera expedita”, comentó Mas Rodríguez en declaraciones escritas.

Según dijo la representante del Partido Nuevo Progresista (PNP), los confinados alegan que en el edificio 6, del mencionado anexo, todos los reclusos fueron colocados en aislamiento el 18 de agosto debido a que un oficial correccional dió positivo al COVID-19.

El DCR le realizó las pruebas moleculares a los confinados de esa área y todavía no reciben los resultados, según dijo.

Los confinados alegan que a ellos enseguida los colocaron en cuarentena, debido al contacto con el oficial que dio positivo, pero que a otros oficiales correccionales que tuvieron contacto con este no fueron aislados y que, inclusive, continúan laborando en la misma facilidad carcelaria. Nuestro interés es que se evalué esta denuncia y se tomen las medidas correspondientes, sí alguna fuese necesaria. Se tiene que garantizar la salud de los oficiales custodios así como de la población correccional”, finalizó diciendo la también presidenta de la Comisión para el Desarrollo Integrado de la Región Oeste.

REACCIONA CORRECCIÓN

En declaraciones escritas, Rivera Juanatey defendió el protocolo del DCR y desmintió a la legisladora al sostener que una primera de pruebas moleculares a confinados de la Institución 296 reflejó resultados negativos para todos.

La cuartentena a la que están sujetos finaliza mañana.

“En el caso de la institución Guayama 296, tras detectar un oficial positivo, como medida cautelar establecida en el protocolo, se colocaron a los confinados en cuarentena y se les realizó pruebas moleculares. Todos arrojaron resultados negativos. Mientras estuvieron cuarentena, la cual termina mañana, estuvieron monitoreados por el personal médico. Se les realizará una segunda ronda de pruebas, como de costumbre realizamos en estos casos, para descartar al máximo cualquier presencia del virus en estos”, sostuvo el titular declaraciones escritas.

“En cuanto a los oficiales que tuvieron contacto con el compañero afectado, se procedió conforme al protocolo establecido.  El oficial afectado no podrá retomar sus funciones hasta que presente un resultado negativo de presencia del virus. Todas estas acciones están contempladas en los protocolos publicados en nuestras páginas de internet”, agregó.