El cuerpo de Osvaldo Albarati Casañas es transportado por amistades y compañeros de trabajo durante su cepelio llevado a cabo el 26 de febrero de 2013. (GFR Media)

El jefe de la Fiscalía Federal en Puerto Rico, William Stephen Muldrow, indicó hoy, martes, que Oscar Martínez Hernández, conocido como "Cali" fue condenado a cadena perpetua por el asesinato del oficial correccional del Negociado Federal de Prisiones (BOP, por sus siglas en inglés), el teniente Osvaldo Albarati Casañas.

La sentencia impuesta por el juez federal Gustavo Gelpí cierra un doloroso capítulo para la familia de Albarati Casañas, quien fue baleado la noche del 26 de febrero de 2013 en la PR-22. Martínez Hernández fue encontrado culpable luego de un juicio de 11 días de duración.

Un gran jurado federal acusó, el 28 de enero de 2015, a nueve personas por el asesinato del oficial correccional. Ángel D. Ramos Cruz, Miguel Díz Rivera, Juan Quiñones Meléndez, Orlando Mojica Rodríguez, Jayson Rodríguez González, Alexander Rosario de León, Carlos Rosado Rosado y Jancarlos Velázquez Vázquez se declararon culpables y fueron sentenciados de acuerdo a sus roles en el crimen. Ramos Cruz recibió una condena de 309 meses en prisión; Quiñones Meléndez, 285 meses; Díaz Rivera, 129 meses; Mojica Rodríguez, 249 meses; Rodríguez González, 396 meses, Rosario de León, 204 meses; Rosado Rosado, 140 meses; y Velázquez Vázquez, 120 meses.

La fiscalía probó que en un período de tiempo antes del asesinato de Albarati Casañas, Martínez Hernández se encontraba recluido en la cárcel federal de Guaynabo mientras aguardaba sentencia por otro caso federal de drogas. Martínez Hernández, reveló la fiscalía, utilizó celulares contrabandeados y tenía otras pertenencias ilegales, y tanto el ahora convicto como otros presos se molestaron ante los registros constantes realizados por Albarati Casañas en busca de contrabando.

Martínez Hernández, junto con los demás acusados, forjaron un plan para pagarle a individuos fuera de la penitenciaría para que asesinaran a Albarati Casañas.

Testigos de la fiscalía narraron que el día del ataque, Martínez Hernández vigiló a Albarati Casañas desde su celda mientras el oficial se disponía a salir en su vehículo Hyundai Veloster. Luego, Martínez Hernández le hizo señas a otros reclusos que estaban en comunicación (mediante celular) con la persona contratada para perpetrar el ataque.

La persona contratada aguardó por Albarati Casañas en un paseo de la PR-22, lo siguió mientras viajaba de regreso a su hogar y procedió a asesinarlo en plena vía de rodaje con cuatro pistolas automáticas Glock calibre .40.

La evidencia presentada demostró que Martínez Hernández aceptó contribuir dinero para pagarle a la persona que consumó el ataque y que asistió para avisarle a los demás reclusos involucrados cuando Albarati Casañas finalizó su turno y se montó en su vehículo. Martínez Hernández fue encontrado culpable de asesinato de un oficial federal, asesinato mediante encargo, conspiración para cometer un asesinato y varias ofensas relacionadas con armas de fuego.

"Hoy se hizo justicia luego que el acusado fue hecho responsable por sus acciones y por tan horrendo crimen; un crimen que planificó y que fue llevado a cabo sin importarle la víctima o sus familiares. Aunque el veredicto y sentencia del acusado no disminuirá el dolor que siente la familia del teniente Albarati, espero que los ayude a seguir adelante", sostuvo Muldrow mediante comunicación escrita.


💬Ver 0 comentarios