El abogado y analista político Carlos E. Díaz Olivo.

El Tribunal Supremo emitió una resolución de amonestación contra el abogado Carlos E. Díaz Olivo por violación a uno de los Cánones de Ética de su profesión por no mostrar una conducta de respeto a la rama Judicial debido al lenguaje utilizado en mociones presentadas ante jueces del Tribunal de Primera Instancia de Bayamón. El analista político reaccionó diciendo que esto se trata de una decisión injusta que lo censura y coarta su derecho a la libre expresión.

La resolución de amonestación, emitida el 5 de noviembre, fue el resultado de una petición de investigación y de proceso disciplinario solicitada en abril pasado por el juez Rafael G. Rojas Fernández.

El juez alegó ante el Tribunal Supremo que Díaz Olivo “realizó imputaciones ofensivas” contra los jueces que atendieron un caso en el que él representaba a una de las partes. El juez alegó que Díaz Olivo violentó los Cánones de Ética 9, 35 y 38.

Sin embargo, el Tribunal Supremo determinó que Díaz Olivo solo infringió el Canon 9, que establece, en síntesis, que los abogados deben “observar para con los tribunales una conducta que se caracterice por el mayor respeto”, aun para criticarle.

El juez alegó ante el Supremo que Díaz Olivo presentó escritos ante el tribunal con lenguaje “destemplado y mordaz”.

“Mediante varias mociones y recursos, el licenciado Díaz Olivo caracterizó el juicio en el que intervino como abogado como una farsa y una mueca burda a los nobles y altruistas preceptos, sobre los cuales los padres fundadores edificaron nuestro sistema constitucional”, lee la resolución de ocho páginas.

Díaz Olivo, quien además de abogado y contable es analista político, ripostó diciendo que la queja del juez Rojas Fernández al Supremo no se debió al lenguaje utilizado en sus escritos ante el tribunal, sino a la denuncia “de una serie de supuestas irregularidades” que ocurrieron en el Tribunal de Primera Instancia de Bayamón y que denunció ante la Oficina del Contralor y otras agencias gubernamentales.

Indicó que el referido del juez fue “un acto de represalia” y rechazó que hubiese violentado los Cánones de Ética Profesional.

El Tribunal Supremo determinó que Díaz Olivo “violentó el Canon 9 de Ética Profesional al dirigirse al tribunal como lo hizo”.

“Este tribunal no tolerará expresiones que falten el respeto a los jueces y juezas, así como al personal que integra este poder judicial”, recoge la resolución, con la cual no coincidieron los jueces asociados Luis Estrella Martínez y Mildred G. Pabón Charneco.

Ante esto, Díaz Olivo presentó una moción pidiendo al Tribunal Supremo que no divulgara la resolución hasta tanto agote todos los remedios que le asisten y para evitar un “daño” a su reputación.

Luego de que se filtrara la resolución a un medio de comunicación, Díaz Olivo suscribió otra moción al tribunal haciéndole saber de ese hecho.

No obstante, al sostener que la norma es que se publiquen las Opiniones del Tribunal, Sentencias o Resoluciones cuando una mayoría de los jueces lo determine, el Supremo declaró no ha lugar a la urgente solicitud de remedios en auxilio presentada por Díaz Olivo.

El foro judicial argumentó que no existe ninguna disposición en el reglamento que limite su facultad para decidir cuáles resoluciones pueden publicar o no. Expone además, que el inciso de la Regla 14 contempla que cuando se le impongan sanciones a un abogado, se debe notificar a terceros.

Reclama por censura a libertad de expresión

“Están censurando. Lo que les molesta es que -en mi condición de analista- yo esté discutiendo el asunto. Ellos entienden que no están sujetos a crítica, como lo está el gobernador y los legisladores. Hablan de transparencia, de que hay que rendir cuentas, pero cuando se le pide a la rama Judicial, ellos censuran”, dijo Díaz Olivo en entrevista con El Nuevo Día.

Además, sostuvo que la amonestación es un acto de represalia porque denunció las supuestas irregularidades que hubo en el proceso legal.

Precisó que hubo fallas en los sistemas de grabación y reproducción de los procesos judiciales, desaparición en la grabación de incidentes importantes para el caso, juicios y vistas sin que la parte afectada tuviera acceso a la prueba, y dos notificaciones completamente distintas por parte de una misma jueza. Estos asuntos aún no se han atendido, dijo.

“Ellos se molestaron porque yo fui a estos otros foros (Contraloría, Oficina de la Administración de Tribunales y la Cámara de Representantes) y porque en la radio, la televisión y en la prensa escrita los fiscalicé y acusé a los tribunales de no tener transparencia en sus procesos, que era una rama peligrosa y había que escrutarlos”, sostuvo.

El juez asociado Erick V. Kolthoff Caraballo se inhibió, mientras el juez asociado Ángel Colón Pérez no intervino en la resolución.

En su escrito disidente, el juez Estrella Martínez expresó que el asunto ameritaba “un archivo y nada más”.

“Realmente lo que parece motivar al tribunal a emitir una sanción disciplinaria son las expresiones contenidas en los escritos judiciales suscritos por el licenciado Díaz Olivo, toda vez que cualquier expresión realizada por el letrado como parte de su rol como analista noticioso ameritaría un tratamiento distinto”, indica el juez asociado.

Mientras que la jueza asociada Pabón Charneco reconoció que hubo “una gran cantidad de irregularidades serias” en el proceso judicial en el que participó Díaz Olivo como abogado.

“La rama Judicial debe asumir responsabilidad cuando comete errores”, dijo la jueza en su escrito.

“Si bien los abogados tienen la obligación de dirigirse respetuosamente a los tribunales, los tribunales también tienen la obligación de cumplir cabalmente con sus deberes”, agregó.

Lee aquí la resolución del Tribunal Supremo

Resolución de amonestación contra el abogado Carlos E. Díaz Olivo by El Nuevo Día on Scribd

Lee aquí la decisión del Supremo en torno a la solicitud de Díaz Olivo

Resolución del Supremo ante urgente solicitud de remedios en auxilio del licenciado Carlos Díaz Olivo by El Nuevo Día on Scribd


💬Ver 0 comentarios