"Dios tiene un plan", reaccionó Nitza Ríos, madre de Arellys Mercado, luego de que el juicio contra el acusado por el asesinato de su hija se aplazó por segunda vez.

Fajardo - La defensa de Jensen Medina Cardona, enjuiciado por el asesinato de Arellys Mercado Ríos, buscará revertir la sentencia del Tribunal Apelativo que permitió que pueda desfilar la evidencia usada para identificar al acusado durante la investigación policiaca.

Así lo anunció hoy el abogado de la defensa Jorge Gordon, por lo que el juicio contra Medina Cardona no pudo reanudarse en el Tribunal de Fajardo y quedó suspendido hasta el próximo 13 de abril.

"Alguna determinación vamos a hacer, si solicitamos una reconsideración o si vamos al Tribunal Supremo", sostuvo Gordon en la sala de la jueza Gema González Rodríguez.

El Tribunal de Apelaciones rechazó el pasado 7 de febrero la solicitud de la defensa para invalidar los documentos que utilizó la Policía para que testigos identificaran a Medina Cardona como el asesino de Mercado.

A partir de esa fecha, la defensa tiene hasta 30 días para acudir al Tribunal Supremo.

Medina Cardona enfrenta un cargo de asesinato en primer grado y dos cargos por violación a la ley de armas. Mercado fue asesinada de un disparo el pasado 18 de agosto en el muelle de Villa Marina de Fajardo.

"Nosotros estamos analizando la forma y manera de cómo vamos a utilizar las etapas subsiguientes con los términos que tenemos, que es una reconsideración, si fuera necesario, o recurrir al Tribunal Supremo, si así fuera necesario, una vez evaluemos la totalidad de la sentencia emitida por el Tribunal de Apelaciones", mantuvo Gordon.

Por su parte, el fiscal Eduardo Beale explicó que después de la sentencia del 7 de febrero solicitó que se le devolviera la evidencia que habían entregado al Tribunal Apelativo.

Pero la prueba no fue devuelta debido a que la defensa se opuso en una moción ante el juez José Marrero, ya que todavía la defensa tenía derecho a continuar con su apelación.

El juez Marrero falló a favor de la defensa, por lo que el tribunal retuvo toda la documentación de la prueba sobre la identificación de Medina Cardona.

"Adelantamos que el próximo testigo es Alexis Pérez y la evidencia relacionada con ese testigo no está en nuestro poder", dijo Beale.

Pérez es un agente de la División de Servicios Técnicos de la Policía que declaró en la vista preliminar del caso.

En la sala del tribunal, la jueza González Rodríguez llegó a preguntarles a los fiscales si estaban dispuestos a continuar con otro testigo en lo que se resolvía el asunto de la supresión de la identificación.

"No vamos a alterar nuestro orden de la prueba con las consecuencias que eso puede tener en la estrategia celosamente divisada por el Ministerio Público", contestó Beale.

Afuera de sala, Beale abundó que "alterar (el orden de) la prueba conlleva alterar nuestra estrategia y ciertamente no lo vamos a hacer por cuestiones de la defensa, a la que tiene derecho... pero por asuntos de ellos no vamos a alterar nuestro orden de prueba".

La jueza reconoció que no podía obligar al Ministerio Público a alterar el orden de la presentación de su prueba, por lo que no quedaba otro remedio que posponer el juicio hasta después que expiraran los términos de la defensa para continuar con la apelación.

El juicio quedó pautado para continuar en la semana del 13 al 17 de abril. Las otras fechas fijadas para el juicio son 20 y 27 de abril; 4 al 8 de mayo; 11, 15 y 18 al 22 de mayo; y 26 al 29 de mayo.

Sigue las incidencias:

La misma situación había provocado que se interrumpiera el primer día de juicio, el pasado 14 de enero, cuando todavía el Tribunal de Apelaciones no había emitido su sentencia.

La fiscalía advirtió en aquel momento que no estaba preparada para comenzar porque parte de la evidencia estaba bajo custodia del Apelativo, pero la jueza determinó iniciar el proceso contra el cerrajero, que un día antes había renunciado a que el juicio fuera por jurado.

De manera que llegó a declarar el agente federal Lee Meléndez Ruiz, quien fue la persona que, a petición de la familia de la víctima, identificó el cuerpo de la joven en el Negociado de Ciencias Forense (NCF).

Finalmente, el primer día de juicio se detuvo en espera por la prueba, lo que provocó que uno de los abogados de la defensa cuestionara la movida, pues alegó que los fiscales habían indicado un día antes que sí estaban preparados.

“El Ministerio Publico le dijo a su señoría que estaba preparado, y ahora nos damos cuenta para qué era que estaban preparados; para interrumpir el término del Habeas Corpus”, insistió en aquel momento Cameron Gordon, aludiendo al tiempo establecido por la constitución para que un acusado sea enjuiciado y que de no cumplirse, sería excarcelado.

Actualmente, Medina Cardona está sumariado.

Beale rechazó hoy el argumento de Cameron Gordon. "No es cierto. El proceso comenzó cuando ellos renunciaron a una deliberación de jurado", mantuvo Beale. "Nos cantamos preparados, pero ellos están haciendo una solicitud a los tribunales apelativos con evidencia nuestra que necesitamos".

En la sala estuvieron presentes los padres y otros familiares de Medina Cardona. No hicieron expresiones al salir de la sala.

También estuvo presente la madre de Mercado, Nitza Ríos, quien, al salir del tribunal, se limitó a decir sobre la suspensión que "no tengo control de eso. Dios tiene un plan".

Más temprano, antes de que abriera la sala manifestó estar confiada en que prevalecerá la acusación en el juicio.

"Seguimos esperanzados, con la fe en nuestro señor Jesucristo de que todo va a fluir. Tenemos la fe y la esperanza de que vamos a obtener esa victoria...", expresó Ríos.

Asimismo, calificó la sentencia del Tribunal Apelativo como una señal que favorece el caso que lleva la fiscalía.

"Eso es evidencia de que Dios está en el control de este proceso y que la verdad no se puede tapar con un dedo", manifestó Ríos. "Seguimos confiados, más que nunca, con la frente en alto".

Pese a lo difícil del proceso judicial, Ríos dijo que espera estar presente durante el juicio, que hoy entra en su segundo día.

"Si Dios lo permite, vamos a estar aquí presente para defender la causa de nuestra hija y confiados. No hemos perdido ni un poquito la fe", manifestó.

Añadió que "nos seguimos manteniendo en paz y tranquilidad, sabiendo que es un proceso normal en los casos de esta índole y queremos darle las gracias al pueblo de Puerto Rico, porque nos ha apoyado en medio de este proceso".

"Hoy (14 de febrero) es el Día del Amor, un día que mi hija no está para compartir con ella y celebrarlo, pero sé que está en un mejor lugar y sé que donde quiera que esté, que se que está con en los brazos de papa Dios, nosotros la recordaremos con todo el amor y el cariño que ella se merece y que ella sembró", dijo.

"Estamos celebrando ese legado que recordamos con mucho amor y cariño", afirmó.


💬Ver 0 comentarios