El juicio contra Jensen Medina Cardona técnicamente comenzó el pasado 14 de enero, pero se detuvo a los pocos minutos y apelaciones posteriores atrasaron el proceso hasta que llegó la interrupción causada por el COVID-19. (GFR Media)

El juicio contra Jensen Medina Cardona, por el asesinato de Arellys Mercado Ríos, fue programado para reanudarse el 26 de agosto.

Así se acordó durante una vista de estatus ante la jueza Gema González Rodríguez, el viernes pasado.

Diversos casos se preparan para retomar su curso, después de la paralización causada el 16 de marzo pasado con la declaración de estado de emergencia por el coronavirus COVID-19.

Los primeros tres señalamientos del juicio contra Medina Cardona se fijaron para el 26, 27 y 28 de agosto.

Luego, los trabajos se retomarán el 8, 9 y 23 de septiembre. De ser necesario, el juicio continuaría los días 1, 2, 8, 9, 15 y 16 de octubre.

Medina Cardona enfrenta cargos por el asesinato de Mercado Ríos el 18 de agosto de 2019, en la Marina de Fajardo.

En medio de pugnas legales entre la defensa y el Ministerio Público, el juicio técnicamente comenzó el pasado 14 de enero, cuando se sentó a testificar la prima hermana la víctima, quien es una agente federal y fue quien la familia escogió para que identificara el cuerpo en el Negociado de Ciencias Forenses.

Antes de comenzar aquella vista, el fiscal Eduardo Beale había advertido a la jueza que estaban "impedidos" de continuar con el procedimiento, pues no contaban con el sumario fiscal, que es toda la evidencia sometida en el tribunal y que incluye documentos y evidencia necesaria para esta etapa del proceso judicial. No se lo habían devuelto de un procedimiento de apelación sometido por la defensa.

Pese a la argumentación de la fiscalía, la jueza Gema González Rodríguez decidió iniciar el proceso contra el cerrajero, quien días antes había renunciado a su derecho a un juicio por jurado.

Instantes después, no obstante, los trabajos fueron detenidos y se pautó la continuación del juicio para el 14 de febrero. Pero, apelaciones posteriores de la defensa, particularmente en cuanto al proceso de identificación de Medina Cardona, provocaron dilaciones adicionales, dejando la reanudación del juicio para el 13 de abril.

Entonces, los procedimientos judiciales se vieron afectados con la declaración de emergencia el 16 de marzo por el COVID-19.

Después de casi tres meses en los que solo se vieron casos urgentes de forma limitada o remoto, la Oficina de Administración de Tribunales (OAT) informó que se expandían las operaciones a partir del 8 de junio.

Esa primera fase contempla la ampliación del horario de servicios en las Salas de Investigaciones y aumentaba la proporción del personal que trabajará de forma presencial a un 20% del total de empleados.

Por otro lado, se dispondrá de un juez o jueza superior para atender asuntos urgentes de manera presencial en cada región judicial. No obstante, se continuará y se ampliará el uso de videoconferencias para vistas judiciales.

Las fases posteriores contemplan, según OAT, la ampliación de los asuntos judiciales de manera presencial, así como el reingreso del personal que sea requerido.

En la cuarta y última fase se espera completar la atención de todos los asuntos judiciales y convocar la cantidad máxima de personal que trabajará de forma presencial, acorde con la referida política de teletrabajo, informó la Rama Judicial.

Este plan incluye una serie de medidas y acciones que son aplicables a todas las fases de su implantación, como es la de prevención que contempla el uso de mascarillas por el personal y la limpieza y desinfección continua de las áreas de trabajo.

De igual manera, se aplicarán medidas de distanciamiento social y de control de público.

Específicamente, se controlará el acceso a los tribunales para reducir el contacto físico, se permitirá el acceso de personas menores de edad solamente si están citadas a algún caso, se requerirá el uso de mascarillas en todo momento y se proveerá desinfectante de manos.


💬Ver 0 comentarios