El acusado de asesinar a Arellys Mercado tuvo otro golpe cuando el Tribunal de Fajardo declaró no ha lugar a la solicitud para suprimir la evidencia de las armas ocupadas por las autoridades.

La defensa de Jensen Medina Cardona, acusado de asesinar a Arellys Mercado, sufrió otro revés hoy, jueves, cuando el Tribunal de Fajardo declaró no ha lugar la solicitud que hicieron para suprimir la evidencia de las armas ocupadas por las autoridades.

Tras escuchar el testimonio del agente investigador Luis Alejandro Velázquez y evaluar las órdenes de allanamiento, la jueza Karilyn Díaz sostuvo que no habían razones para suprimir la evidencia de las armas que le pertenecían a Medina Cardona.

"Habiendo escuchado la evidencia testifical del Ministerio Público y el documental de ambas partes, el tribunal entiende que nuestra constitución prohibe los allanamiento que son irrazonables dentro de las circunstancias. En este caso, el tribunal entiende que tomando en consideración el artículo 2.13 de la Ley de Armas... la incautación de las armas no fue irrazonable... y declara no ha lugar la moción de supresión de evidencia", resolvió Díaz.

El artículo citado por la jueza alude a los "motivos Fundados para Facultar a los Agentes del Orden Público a Ocupar Armas sin Orden Judicial".

Medina Cardona enfrenta cargos de asesinato en primer grado y violación a la ley de armas por los hechos ocurridos el pasado 18 de agosto en Villa Marina Boulevard en el muelle de Fajardo.

Los fiscales se habían opuesto a la moción de la defensa señalando que Orlando Cameron Gordon, uno de los abogados de Medina Cardona, había accedido a la ocupación de las armas.

De esa manera, la jueza interpretó la controversia que tuvo ante sí durante la vista en la que se confirmó que la Policía no tuvo una orden de allanamiento para la propiedad donde fueron ocupadas ni tampoco obtuvo un consentimiento de los presentes en la residencia.

"La jueza entendió que las armas fueron ocupadas conforme a ley. Citó los artículos sobre lo que se fundamentaba y el jurisprudencia aplicable, y emitió un fallo favorable para el Ministerio Público", expresó el fiscal Eduardo Beale afuera de la sala.

Cuando se le preguntó si hubo una orden de allanamiento para la casa donde se ocuparon, Beale indicó que "no" y que si se incautaron fue "porque hubo cooperación de las partes para una entrega voluntaria y así lo entendió el tribunal".

Los abogados de la defensa no hicieron comentarios al salir de la vista.

El agente Alejandro Velázquez, quien investigó el asesinato de Arellys Mercado Ríos, declaró que Cameron Gordon llevó sin reparos a los policías hasta la casa en Caguas donde estaban las armas de Medina Cardona.

Añadió que el abogado no solo les dijo en el mismo centro judicial que su cliente entregaría las armas - después de culminar la vista de causa para arresto el 21 de agosto - sino que también los escoltó en su propio vehículo y les identificó el clóset donde estaban ubicadas las armas.

"Ninguno", contestó Alejandro Velázquez cuando el fiscal Eduardo Beale le preguntó si había enfrentado algún reparo por parte de Cameron y las otras personas presentes durante el allanamiento.

Ante la jueza Karilyn Díaz el agente indicó que sostuvo la primera conversación con Cameron Gordon en el tribunal de Fajardo, lo que provocó un acalorado debate entre las partes.

El abogado Jorge Gordon, quien también es parte del equipo de defensa, protestó cuando el testigo habló sobre lo conversado previamente con Cameron por tratarse -según él- de prueba de referencia.

Por su parte, Beale comentó en sala que precisamente de eso se trataba la solicitud previa al tribunal, para que la defensa fuera descalificada porque Cameron era testigo de la misma moción de supresión de evidencia.

Tras escuchar a ambos, la jueza permitió las referencias a las manifestaciones hechas por Cameron Gordon.

Alejandro Velázquez dijo que posterior a la orden de causa para arresto, fueron primero a la casa de Medina Cardona, en una dirección distinta a la que tenía el registro de armas "porque en la investigación se encontró que estaba viviendo allí". Esa es la misma casa a la que se registró el grillete de Medina Cardona los días que llegó a estar bajo fianza.

En esa casa, ubicada en la urbanización Caguas Millenium II, ocuparon los vídeos de las cámaras de seguridad. El agente señaló que hasta allí llegó la hermana del acusado con las llaves para abrir la puerta de la residencia, donde diligenciaron una de las órdenes de allanamiento, que era para los vídeos de las cámaras de seguridad.

"Luego de terminar de terminar de llenar la PPR (documento de la Policía sobre la ocupación de propiedad) le preguntamos a Orlando Cameron para las armas... porque me había manifestado que la persona que iba a entregar era la hermana de Jensen", sostuvo el oficial.

Según el agente, Cameron le indicó que la hermana de su cliente les iba a entregar las armas en otra casa, que está ubicada en el barrio Río Cañas, también en Caguas.

"El licenciado dijo que lo siguiéramos porque la hermana las iba a entregar", sostuvo.

Abundó que en la casa de Río Cañas, de madera en un segundo piso, estaban presentes Cameron, la hermana de Medina Cardona y otra señora que no precisó quién era.

Declaró que allí preguntó dónde estaban las armas y le indicaron que "están en el clóset".

Describió que en el cuarto solamente había un mattress en el pisoy que en el clóset solamente había tres ganchos, una correa y una muda de ropa.

Encontró las armas guardadas en dos estuches que estaban dentro de una bolsa plástica.

Aseguró que las abrió en presencia de los demás, que les tomaron fotos para investigación y llenaron los documentos de confiscación.

Destacó que en ese momento, la hermana del acusado le entregó su licencia de conducir, que contenía la misma dirección de la residencia donde ocuparon las armas.

Antes del receso del mediodía, en el contrainterrogatorio, Gordon intentó sembrar dudas sobre la credibilidad de Alejandro Velázquez.

Con sus preguntas, el abogado logró que el agente admitiera que en su testimonio no incluyó que no le había dado una de las tres declaraciones juradas a Cameron cuando llegaron a la primera residencia y que solamente le había hablado de una sola dirección, aunque el agente comentó que sí se lo había mencionado previamente en el tribunal.

Gordon también quiso cuestionar que los agentes habían solicitado la orden de allanamiento para Caguas Millenium II cuando la dirección que habían obtenido del acusado en el Departamento de Transportación y Obras Públicas aludía a la casa Río Cañas, pero no llegó a formularle la pregunta para que contestara la razón.

Antes de iniciar la vista en la mañana, los padres de Medina Cardona estaban en la sala, pero fueron sacados por uno de los abogados. De manera que ya no estaban presentes cuando la jueza preguntó si había otro testigo en sala a parte del agente Alejandro.


💬Ver 0 comentarios