Abel Nazario, exalcalde de Yauco. (GFR Media)

Un empleado del municipio de Yauco aseguró este martes que Abel Nazario Quiñones, mientras fungía como alcalde, le entregó mediante engaño un cheque que correspondía al pago de horas trabajadas de manera voluntaria por petición del Municipio, mientras no se le pagó otras quincenas.

Tampoco se le indicó que el monto recibido por el trabajo voluntario respondía a un acuerdo con el Departamento del Trabajo federal (DOL, en inglés).

Asimismo, enfatizó que nunca vio ni firmó un documento que posteriormente fue sometido al DOL con la firma del empleado, como evidencia de que el cheque fue entregado.

“Al momento que me entregó el cheque, él (Nazario) nunca me dio un documento a firmar”, sostuvo Alberto Caraballo Martínez, un chofer del Municipio que fue el sexto testigo en el primer día de juicio contra Nazario Quiñones.

El exalcalde enfrenta 37 cargos federales por la confección de documentos falsos y fraude electrónico en relación con el pago irregular de nómina en el ayuntamiento que dirigió entre el 2001 y diciembre de 2016. Un jurado compuesto por seis mujeres y seis hombres evalúa la evidencia y los testimonios.

De acuerdo con la acusación que fue presentada el 6 de septiembre de 2018, el ayuntamiento forzó a 177 empleados municipales a trabajar dos horas diarias sin paga entre el 1 de agosto de 2012 y el 31 de julio de 2014. Caraballo recordó cómo se desarrolló esa situación, en la que citó instrucciones del propio exalcalde. “Indicado por señor Nazario, 30 (horas trabajadas) para cobrar 20 (horas)”.

Cuando el DOL confirmó la situación, informó al entonces alcalde que dicha acción violaba la Ley de Normas Laborales federal. Como parte de la evidencia, se presentó el acuerdo que Nazario firmó con el DOL, que establecía que a los empleados se les pagaría $588,961.43, correspondientes a las horas que el Municipio había clasificado como voluntarias. Trascendió en sala que el ayuntamiento solicitó un plan de pago, a lo que el DOL accedió.

"Este no es un caso sobre si las finanzas de Yauco estaban bien o mal. Este caso no es sobre la popularidad del acusado. Este caso es sobre declaraciones falsas y es sobre mentiras", afirmó Miriam Fernández, fiscal a cargo del caso junto a Scott Anderson, en la sala 4 del Tribunal federal en el Viejo San Juan.

"Él no honró ese acuerdo", afirmó Fernández. El plan establecía que el Municipio debía saldar la deuda en 36 pagos a efectuarse los días 15 de cada mes, desde marzo de 2015 hasta febrero de 2018.

"Todos los empleados desde marzo de 2015 hasta diciembre de 2016 fueron pagados. La evidencia mostrará que él cumplió", licenciado Edgar Vega, abogado de Nazario, junto a licenciados María Domínguez y Javier Micheo.

Pero cuando el propio Nazario le entregó el cheque a Caraballo, no le indicó que el chuque por $1,139.15, emitido el 15 de abril de 2015, correspondía a las horas voluntarias trabajadas, aseguró el empleado, y en su lugar dijo que el cheque correspondía a una “propuesta especial” para la que había sido seleccionado.

Posterior a ese pago, el Municipio no le pagó a ese empleado varias quincenas, a pesar de que Caraballo había cumplido con las horas de trabajo. Una hoja que firmaban los empleados al recibir los cheques de nómina evidenció en sala que el Municipio emitió dos cheques a nombre de Caraballo que luego canceló, correspondientes a quincenas de trabajo. “Nunca los recibí”, manifestó el testigo.

El testigo sostuvo que el exalcalde tampoco le mostró el formulario WH-58, que era la evidencia de pago que los empleados debían firmar al recibir el cheque y que el Municipio envió posteriormente al Departamento del Trabajo federal con la firma de Caraballo.

“Yo no lo firmé”, reiteró el testigo en el contrainterrogatorio de Vega. En el documento, aparece la firma del empleado. La Fiscalía sostiene que este esquema afectó a 30 empleados, por los cuales presentaron el caso.

Además de Caraballo, como testigo de la Fiscalía compareció el empleado municipal Aramis Burgos. La fiscal Fernández también presentó como evidencia los documentos de Melanie González Feliciano, una empleada municipal no vidente que laboraba entonces en el cuadro telefónico del ayuntamiento.

Otro de los testigos fue Virgilio Pabón Pagán, auditor de la Oficina del Contralor. Este sostuvo que durante una auditoría en agosto de 2016 recibió una querella anónima indicándole que "el Municipio estaba pagando unas horas voluntarias producto de una auditoría del Departamento del Trabajo federal y que le estaban indicando a los empleados que eran nóminas por adelantado".

"Me estuvo raro porque el gobierno no paga por adelantado", manifestó el auditor.

"Hablé con la pagadora del Municipio y le pedí que me sacara un registro de cheques de nóminas. [...] verificaba el pago de las horas voluntarias. Después verificaba si las subsiguientes quincenas la persona había cobrado. [...] Había un salto de tiempo", afirmó Pabón Pagán, en referencia a que inmediatamente antes o después del pago de las horas correspondientes al acuerdo, los empleados dejaban de cobrar sus quincenas.

Tras una consulta con su División Legal, la Oficina del Contralor refirió el caso a la Oficina del Inspector General (OIG) del Trabajo federal. La Fiscalía también llamó a testificar a la agente especial de la OIG Frances Agenjo Colón, quien realizó la pesquisa en el Municipio de Yauco. Asimismo, testificaron Wanda López, investigadora del DOL, y su superior José Vázquez.

El juicio continuará mañana a partir de la 9:00 a.m., ante el juez Joseph N. Laplante. Nazario se expone a una sentencia carcelaria de hasta 20 años.


💬Ver 0 comentarios