La apelación fue sometida el pasado 4 de diciembre. El Departamento de Justicia federal se opuso hoy a la paralización mientras se vea la apelación. ([email protected])

En una movida de urgencia, el Club Gallístico de Puerto Rico sometió una "solicitud de emergencia" ante el Circuito de Apelaciones de Boston para que resuelva rápido si paralizará o no la prohibición federal contra las peleas gallos mientras atiende la apelación que sometió ante ese foro.

Después de avisar el 19 de noviembre que apelaría, el Club Gallístico de Puerto Rico sometió el recurso el pasado 4 de diciembre para tratar de revertir la decisión del juez federal Gustavo Gelpí, quien sostuvo la constitucionalidad de la ley aprobada el año pasado por el Congreso para extender la prohibición de las peleas de gallos en los territorios estadounidenses, incluyendo a Puerto Rico.

Posteriormente, el 8 de diciembre, la entidad pidió a Boston que detenga la entrada en vigor de la prohibición hasta que se resuelva la apelación.

Ocho días después, a medida que se acerca el inicio de la prohibición el 20 de diciembre, el Club Gallístico le solicitó al tribunal apelativo que decida de forma expedita si paralizará la prohibición hasta que emita un fallo manteniendo o revirtiendo la decisión de Gelpí.

En relación a la paralización, los demandantes "argumentan que ese remedio es apropiado en un caso como este, donde hay cuestiones nóveles de interpretación estatutaria y ley constitucional presentadas".

"Este caso también es único porque relaciona asuntos de igual protección y federalismo con la necesidad de evaluar la racionalidad para un estatuto congresional pasado con un mínimo de audiencias y falta de hallazgos formales", indica la moción del Club Gallístico.

"Dadas estas preocupaciones, es apropiado aprobar este remedio para mantener el estado actual de las partes pendiente al resultado de la apelación", agrega.

Por su parte, el gobierno de Estados Unidos contestó hoy a través del Departamento de Justicia federal oponiéndose a la paralización.

En su moción, Justicia federal indicó que Boston debe rechazar la solicitud por varias razones, incluyendo incumplimiento con reglamentos del foro apelativo que plantean que ese tipo de recursos de urgencia debe ser sometido con tiempo.

"Ahora - seis semanas después de la decisión del tribunal de distrito (por Gelpí), tres semanas después de someter la notificación de apelación y a menos de dos semanas antes de la fecha de que entre en efecto el estatuto - los demandantes buscan un remedio extraordinario con un interdicto pendiente a la apelación contra una ley del Congreso", planteó Justicia federal.

"Ellos fallan en satisfacer los requerimientos de ese remedio", afirmó.


💬Ver 0 comentarios