Continúa el desfile de prueba en la vista preliminar contra Francisco Xavier Torres Mojica por el asesinato de su madre Jeanette Mojica Rivera.

La jueza Arlene de la Matta reseñaló para el 7 de octubre la continuación de la vista preliminar contra Francisco Xavier Torres Mojica, el adolescente de 16 años acusado como adulto de asesinar a su madre, Jeanette Mojica Rivera.

Durante el señalamiento de hoy en el Tribunal de Carolina no desfiló prueba luego que Rafael Alexis Mojica Rupert, primo segundo del acusado, no se presentó ante la corte.

Mojica Rupert, supuestamente, acompañó a Torres Mojica durante una entrevista llevada a cabo, como parte de la investigación criminal, por el agente de la División de Homicidios Héctor Quiñones Pizarro y otro miembro de la Uniformada. 

La fiscalía, representada por Yanira Colón y Omar Barroso, señalo dicho encuentro como una "entrevista", pero los abogados de defensa Laura Coss Guzmán y Orlando Ortiz López indicaron que en ese encuentro se ofreció una “supuesta confesión”.

Coss Guzmán sostuvo, al salir de la sala, que el testimonio que brinde en su momento Quiñones Pizarro tiene que ser visto a través del cristal del testimonio de Mojica Rupert. 

“Antes de que diga (Quiñónes Pizarro) lo que supuestamente le dijo el menor, se tiene que establecer que se le dieron las debidas advertencias de ley en presencia de un adulto que entendía sus derechos y lo orientó”, dijo la letrada al argumentar que se tenía que aquilatar si ese adulto, que resulta ser primo de Mojica Rivera, estaba capacitado para dar ese consejo.

“Es una persona que vela por el interés del menor, que lo quiere ayudar… pero no está aquí. No quiere venir. ¿Creen que el día en que se dio la supuesta confesión fue cooperador y ayudó un montón en el proceso?”, cuestionó la abogada.

Coss Guzmán manifestó que su cliente, huérfano de padre y madre, es visitado por familiares en la cárcel, pero dijo que no quieren ser identificados. Planteó que, a su mejor conocimiento, el Departamento de Corrección y Rehabilitación (DCR) ha mantenido al joven de 16 años alejado de la población adulta, salvo tener contacto con dos o tres reclusos durante su periodo de recreación. 

Durante la mañana, la Policía intentó diligenciar una citación en la Universidad Metropolitana, donde trabaja Mojica Rupert, para que acudiera al tribunal. Al mediodía acudieron alguaciles para entregar una nueva citación, pero no lo localizaron. 

La presencia de Mojica Rupert se hizo esencial en el tribunal para efectos del Ministerio Público luego de que ayer la jueza determinara que, sin su presencia, el testimonio que brindara Quiñones Pizarro sería considerado prueba de referencia.

Al salir de sala en la tarde, Barroso reconoció que Quiñones Pizarro, sin la presencia como testigo de Mojica Rupert “no podía hablar” sobre lo que Torres Mojica le contó. En sala, Barroso reconoció que en otras ocasiones Mojica Rupert se ha negado a prestar declaraciones juradas y ha estado inaccesible para los fiscales.  

A preguntas, el fiscal indicó que el Ministerio Público, que dice contar con sobre 60 testigos, puede implementar otras estrategias para probar su caso.

Según prueba vertida ante el tribunal, el crimen ocurrió el 25 de mayo y Mojica Rivera le contó a un amigo que había cometido el crimen el 18 de junio. Torres Mojica fue acusado el 9 de julio. 

El martes, uno de los testigos, Sebastián Andrés Mojica, amigo de Mojica Rivera, contó como el 25 de mayo, día en que el acusado supuestamente mató a su madre, él lo buscó a su residencia y se fueron a festejar en el Viejo San Juan y luego a la playa en compañía de otros amigos. 

Supuestamente el acusado le dijo que estaba viviendo el mejor día de su vida.

Testificó también que el 18 de junio, en una conversación que sostuvieron en el estacionamiento del centro comercial The Outlet Mall 66, en Canóvanas, Mojica Rivera le confesó que había matado a su madre en medio de una discusión luego de que la mujer le reclamara por fumar marihuana.

Según el relato que Mojica hizo de la conversación que tuvo con su amigo, tanto el acusado como su madre se enfrascaron en una pelea a puños y terminaron en el baño de la residencia que compartían, donde el acusado empujó a la mujer.

El cadáver apuñalado de Mojica Rivera supuestamente fue arrastrado por su hijo tras ser colocado en una sábana y transportado en su propia guagua marca Hyundai para ser depositado en un pastizal del barrio Campo Rico, de Canóvanas, donde fue encontrado el 19 de junio.


💬Ver 0 comentarios