Días atrás, el monseñor Roberto González Nieves catalogó como una “tragedia humana” el caso de las pensiones de maestros. (GFR Media)

Las autoridades católicas sufrieron otro revés esta semana, después de que el Panel de Apelaciones de Quiebra para el Primer Circuito en Boston fallara en contra del Fideicomiso del Plan de Pensiones de Empleados de Escuelas Católicas de la Arquidiócesis de San Juan.

Después de quedar insolvente en 2016, el Fideicomiso había solicitado la protección del capítulo de quiebra en enero de 2018, pero el tribunal desestimó el caso al indicar que este no es una “‘persona’ elegible para ser un deudor… porque no es un ‘fideicomiso empresarial’” bajo el Código de Quiebra.

Ante esa resolución, el Fideicomiso acudió a Boston, pero el panel sostuvo la decisión del tribunal en San Juan.

De todas formas, el foro apelativo federal tuvo que realizar un análisis, pues no encontraba precedentes para definir si esa entidad cualificaba o no como un fideicomiso empresarial.

Al final, determinó que el Fideicomiso, establecido en 1979, “no fue creado ‘primariamente para propósito de negocios’”.

Entre otros puntos, también señaló que tiene algunos “‘atributos de corporación’, pero tiene dos de los atributos más importantes -la contribución de capital por beneficiarios y la transferencia de intereses de beneficios”.

“Los documentos del Fideicomiso claramente establecen que su propósito principal era la preservación del cuerpo del Fideicomiso para ser distribuido a los participantes del Plan”, sostiene la resolución del panel apelativo.

“Basado en la totalidad de las circunstancias, como se refleja en el récord, el Fideicomiso de Pensiones falló en establecer que era un fideicomiso de negocio y, por lo tanto, no cualifica como deudor bajo el Código de Quiebra”, agregó.

El Fideicomiso había intentado buscar la protección de la quiebra después de enfrentar demandas de cientos de los maestros participantes, que también tienen reclamos legales pendientes contra las autoridades católicas, que han sufrido reveces en tribunales estatales, federales y de quiebra.

Ahora esperan por una apelación ante el Tribunal Supremo de Estados Unidos, cuya consideración ha sido pospuesta en tres ocasiones.


💬Ver 0 comentarios