Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

Medina Cardona está acusado de asesinato en primer grado y violación a la ley de armas.
Medina Cardona está acusado de asesinato en primer grado y violación a la ley de armas. (Gerald López Cepero)

Fajardo.- “Mi hijo es inocente, inocente hasta que se pruebe lo contrario, es inocente”.

Con estas palabras el padre de Jensen Medina Cardona, acusado de asesinar a Arellys Mercado Ríos en una marina en Fajardo el año pasado, insistió en que su hijo no fue el autor del crimen ocurrido el año pasado y que consternó al país.

“Eso se verá”, contestó Julio Medina cuando se le preguntó a su llegada al Tribunal de Primera Instancia de Fajardo quien disparó contra la mujer.

Mientras contestaba preguntas de la prensa, una tía materna que lo acompañaba decía, “por favor, él está enfermo, déjenlo”. También llegó a la sala 305 de la jueza Gema González Rodríguez la madre del acusado Mildred Cardona, a quien su hijo le dijo “Te amo” al ser llevado a sala.

Dentro de sala, el primer día de juicio comenzó con el testimonio del esposo de la prima hermana de Mercado Ríos, el agente federal Lee Meléndez Ruiz, quien fue la persona que, a petición de la familia de la víctima, identificó el cuerpo de la joven en el Negociado de Ciencias Forense (NCF).

Antes de comenzar con el primer testigo, el fiscal Eduardo Beale Targa le había expresado a la jueza que estaban “impedidos” para continuar con los procedimiento, pues no contaban con el sumario fiscal, que es toda la evidencia sometida en corte y que incluye documentos y evidencia necesaria para esta etapa del proceso judicial.

Pese a la argumentación de la fiscalía, la jueza Gema González Rodríguez decidió iniciar el proceso contra el cerrajero que el lunes renunció a su derecho a un juicio por jurado.

Poco después, no obstante, los trabajos fueron detenidos y se pautó la continuación del juicio para el próximo 14 de febrero.

Beale Targa argumentó que sin esos documentos -en poder del tribunal- la fiscalía tendría que cambiar la forma en que presentaría su caso.

“No estamos en la disposición de alterar nuestra prueba y perder cierta efectividad”, dijo a la salida de la sala el fiscal.

El fiscal mencionó que el tribunal no ha entregado el sumario fiscal porque están en espera de que la defensa decida si acude o no al Tribunal Apelativo, antes del 26 de enero, cuando vence el término para apelar las dos mociones que le denegaron, la de supresión de evidencia y supresión de identificación.

“Forzar a que el Ministerio Público comience un caso con un sumario flaco, desprovisto de la prueba esencial para sustentar (el caso)... parte de esa prueba está bajo la custodia del Tribunal esperando a una determinación de la defensa, que tiene hasta el 26 de enero”, sostuvo Beale Targa al agregar que “sería oneroso y perjudicial forzar al Ministerio Público alterar el orden de la prueba e impedirnos de llevar el caso como entendemos que lo debemos llevar”.

Por su parte, el licenciado Orlando Cameron Gordon, quien junto a Jorge Gordon Menéndez  y Jorge Gordon Pujol representan al acusado, expresó que el lunes la Fiscalía dijo que estaba preparada y hoy presentaron ese argumento de que no podían iniciar el procedimiento.

Incluso le recordó a la jueza que ayer le sugirieron la posibilidad que el juicio comenzara luego del 26 de enero, ya que estaban considerando recurrir al Apelativo por las mociones denegadas, porque aún necesitaban el consentimiento de Medina Cardona.

“El Ministerio Publico le dijo a su señoría que estaba preparado, y ahora nos damos cuenta para qué era que estaban preparados; para interrumpir el término del Habeas Corpus”, insistió Cameron Gordon.

Sin embargo, la jueza le preguntó al fiscal si tenía al primer testigo que anunciaron ayer y ordenó el inicio del interrogatorio.

El testigo del Ministerio Público -compuesto también por los fiscales Jaime Perea Delgado y Diannette Aymat Frías- fue Meléndez Ruiz, quien trabaja en el Departamento de Seguridad Nacional y fue el que identificó a la víctima en el NCF.

Mencionó que su esposa era prima hermana de Mercado Ríos, de 36 años, de quien dijo “falleció, fue asesinada el 18 de agosto de 2019 en la Mariana en Fajardo”.

A preguntas del fiscal Beale Targa dijo que se enteró de lo sucedido cuando su suegra lo llamó en la madrugada del 19 de agosto, y que ese mismo día, como a las 8:30 de la mañana fue al NCF a identificar el cuerpo. 

Reconoció en sala en una fotografía a Mercado Ríos y al describirla dijo que está con los “ojos cerrados y muerta”.

En el contrainterrogatorio, el testigo, a preguntas del abogado de la defensa Jorge Gordon Menéndez,  reconoció que en el formulario que llenó en el NCF para luego identificar a la occisa se establece en el apartado de circunstancias que rodearon la muerte que medió una discusión.

Mencionó en sala que la Arellys que él conocía “perfectamente” era una joven que no discutía y se sorprendió de que el día de la muerte hubiese discutido.

El juicio se reanuda el 14 de febrero a las 8:30 de la mañana.