El cuerpo de Morales Cintrón fue encontrado el 31 de julio de 2022 envuelto en algún tipo de tela en la parte trasera de una guagua Dodge Caravana del 2013 que le pertenecía a la víctima, en un barranco aledaño a la carretera PR-840 de Cerro Gordo en Bayamón.
El cuerpo de Morales Cintrón fue encontrado el 31 de julio de 2022 envuelto en algún tipo de tela en la parte trasera de una guagua Dodge Caravana del 2013 que le pertenecía a la víctima, en un barranco aledaño a la carretera PR-840 de Cerro Gordo en Bayamón. (Suministrada)

Sheila Torres Cintrón recuerda a su hermana, Kaniuska Morales Cintrón, como una persona de corazón noble.

Destaca que la mujer de 30 años era dedicada a su hija de 11 años y trabajadora, lo que incluía sus labores como conductora de Uber.

Ahora, Torres Cintrón reclama justicia por el asesinato de su hermana a manos de alguien que considera se aprovechó de la confianza de Morales Cintrón en julio pasado.

Según la pesquisa policiaca, la víctima y Juan Gabriel Rivera Peralta se conocieron en la gomera a donde ella fue a buscar servicio para su vehículo, tan solo dos días antes del crimen, periodo en el que no pudieron advertir que podía correr algún peligro.

“No, no había manera” de saberlo, dijo Torres Cintrón a El Nuevo Día, en el Tribunal de Bayamón hoy para cuando se pautó la vista preliminar contra Rivera Peralta. “Era de muy buen corazón y, pues, confió, no sé de qué manera. Cometió el error de confiar y él de no controlarse, y tristemente me la mató”.

Torres Cintrón hablaba en tono firme, pero sin poder ocultar un poco de temblor en su voz, por la mezcla de pena, dolor y coraje que sienten en su familia ante la trágica pérdida de su hermana.

“Dejó una niña de 11 años huérfana. No merecía morir de esa forma. Ninguna mujer merece morir de esa manera”, expuso. “Eso como que nos ayuda a tratar de tener esa fe de que se va a hacer justicia por mi hermana y por todas las demás”.

También dejó entrever la frustración por el hecho de que la vista preliminar contra el imputado se ha pospuesto en varias ocasiones.

“Estamos esperando por justicia para mi hermana y por todas las víctimas que siguen matándolas”, manifestó.

Indicó que han podido sobrellevar la pena “con Dios, y como con un coraje por dentro de que se haga justicia... Son muchas (víctimas de feminicidio) y nunca pensamos que iba a pasar con mi hermanita”.

“Tenemos esa esperanza de que el Departamento de Justicia, por fin, va a hacer su trabajo y se ponga las pilas, que tienen que trabajar”, afirmó. “El Departamento de Justicia está fallando en muchas áreas, pero tengo la fe de que en el caso de mi hermana y el de las demás se puedan ver pronto”.

El cuerpo desnudo de Morales Cintrón fue encontrado envuelto en algún tipo de tela en la parte trasera de una guagua Dodge Caravana del 2013 que le pertenecía a la víctima, en un barranco aledaño a la PR-840 de Cerro Gordo, en Bayamón.

La investigación policiaca encontró que tras Rivera Peralta intentar establecer una relación íntima con Morales Cintrón, el hombre la estranguló, la envolvió en un tipo de tela, colocó el cuerpo en el interior del vehículo y luego lanzó la guagua por el risco.

Poco más de un mes después, las autoridades presentaron cargos contra Rivera Peralta por feminicidio y destrucción de evidencia. Al no prestar la fianza de $1,050,000 fijada por el tribunal, quedó sumariado.

En el tribunal, hoy, el Ministerio Público informó que presentará a dos oficiales de la Policía como testigos en la etapa de vista preliminar.

---

Tanto la Policía como la Oficina de la Procuradora de la Mujer tienen herramientas para atender, confidencialmente, cualquier señalamiento o querella sobre un patrón de abuso, maltrato o situación por violencia de género. Si eres o conoces de una persona que atraviesa un patrón similar puedes comunicarte con la Policía al (787) 792-6734 o (787) 343-2020, así como con la Oficina de la Procuradora de la Mujer al (787) 722-2977.

💬Ver comentarios