Jensen Medina a su salida del Tribunal de Fajardo, acompañado de sus abogados.
Jensen Medina a su salida del Tribunal de Fajardo, acompañado de sus abogados. (Pablo Martínez Rodríguez)

La defensa de Jensen Medina Cardona, acusado por el asesinato de Arellys Mercado Ríos, acudió al Tribunal Supremo de Puerto Rico con una solicitud que pudiera establecer un nuevo precedente para celebrar un “nuevo juicio” antes de que haya un fallo de la jueza Gema González en el Tribunal de Fajardo.

El Supremo nunca ha dado paso en Puerto Rico a que se detenga un juicio en curso sin una declaración de culpable o no culpable, con el propósito de que comience el proceso desde el principio, indicó la licenciada Susana Serrano.

“Aquí no se ha dado”, sostuvo Serrano, quien destacó que “todos los casos que se han resuelto de nuevo juicio aquí ha sido después de un fallo o veredicto”.

Este nuevo capítulo en el caso de Medina Cardona comenzó el pasado 28 de julio cuando la defensa, encabezada por el abogado Jorge Gordon, sometió la moción inicial ante el Tribunal de Primera Instancia.

Gordon argumentó que el Ministerio Público no les informó que tenían en su posesión un dispositivo que guarda los vídeos originales de las cámaras de seguridad donde ocurrió el asesinato - Villa Marina en Fajardo - conocido como un NVR , que contiene las grabaciones originales de los días 18 y 19 de agosto de 2019.

El Ministerio Público presentó, como parte de su evidencia, pietaje de un DVR, o sistema de grabación digital, cuya calidad de imagen es menor a la de un NVR.

Según la defensa, no haber informado la existencia del vídeo original constituyó una violación al derecho de Medina Cardona al debido proceso de ley. Plantearon que se le privó de tener acceso a un vídeo de mejor calidad que podía resultar en evidencia exculpatoria de forma directa o que pudiera ayudarle en la estrategia de la defensa e interrogatorio de los testigos de cargo.

Dicha moción fue desestimada por el Tribunal de Primera Instancia. La jueza Gema González argumentó que la prueba no es exculpatoria, sino inculpatoria, una de las razones por las que denegó la moción.

La defensa, por su parte, cuestionó que se resolviera la moción sin la celebración de una vista evidenciaria, por lo que apeló la decisión.

Sin embargo, el pasado 24 de septiembre un panel de jueces -compuesto por Felipe Rivera Colón, Nereida Cortés González y Fernando Rodríguez Flores- rechazó la apelación.

En su determinación, los jueces resolvieron que el Tribunal de Fajardo cumplió con los procedimientos del ordenamiento jurídico actual y que “no medió arbitrariedad o error, ni abuso de discreción del foro de instancia en su determinación”.

Fue entonces cuando el pasado 6 de octubre, Gordon acudió al Supremo para pedir que se le ordene al Tribunal de Primera Instancia que celebre la vista evidenciaria para evaluar a fondo “la moción extraordinaria de nuevo juicio”.

Gordon catalogó como “un asunto novel” la denominada “moción extraordinaria de nuevo juicio por supresión u ocultación de evidencia exculpatoria por parte del Ministerio Público”.

En ese sentido, cita al profesor de derecho procesal penal, Ernesto Chiesa, indicando que en el caso Pueblo v. Velázquez Colón el Supremo “se refiere a la moción de nuevo juicio fundada en Brady v. Maryland y su progenie como una moción extraordinaria de nuevo juicio, para diferenciarla de una moción ordinaria de nuevo juicio fundada en el hallazgo de nueva prueba”.

El caso “Brady v. Maryland” es el referente en los tribunales federales en relación a la entrega de todo material que pueda incluir evidencia exculpatoria.

En el sistema judicial federal, ordenar un nuevo juicio antes de que haya un fallo (emitido por un juez) o un veredicto (emitido por un jurado) “es extremadamente poco común”, indicó el licenciado Leo Aldridge.

“Y la jurisprudencia hace alusión a que tiene que ser en circunstancias extraordinarias”, agregó el letrado, recordando que se “procura dejar en manos del jurado la decisión”.

En su moción, la defensa de Medina Cardona planteó al máximo foro judicial de Puerto Rico que “por tratarse de una moción extraordinaria creada jurisprudencialmente, le corresponde a este Honorable Tribunal Supremo delinear los contornos de esta figura aplicables a la controversia aquí planteada”.

Asimismo, Gordon argumentó que la situación es de tal magnitud que no se puede dejar para que se atienda mediante el recurso de petición de “nuevo juicio” regular que se levanta después de un veredicto de culpabilidad.

“No puede pretenderse que el peticionario (Medina Cardona) se conforme con presentar dicha evidencia luego de que el Ministerio Público someta su caso en el juicio en su fondo, ya que no se trata de un asunto de suficiencia de prueba”, planteó Gordon.

Agregó que, “por el contrario, se trata de un asunto distinto totalmente independiente y relevante: la violación de Brady y su progenie por ocultación y/o entrega tardía de evidencia exculpatoria, que de ser probada de conformidad con los estándares aplicables, justifica inmediatamente la concesión de un nuevo juicio, independientemente de la suficiencia de prueba para apoyar un fallo de culpabilidad que exista antes de que el tribunal emita su fallo decisorio”.

“Negarle al peticionario la celebración de una vista evidenciaria, y obligar a su defensa en la alternativa a someter dicha evidencia meramente como prueba de defensa durante el juicio en su fondo y esperar al eventual fallo condenatorio del tribunal para levantar su reclamo desestimatorio, convertiría la solicitud de nuevo juicio extraordinaria por violación a Brady durante la celebración del juicio en su fondo en una mera moción de nuevo juicio al amparo de la Regla 188 o 192.1 de Procedimiento Criminal posterior a un fallo condenatorio. Además, la tomaría académica. Como es sabido, las exigencias jurisprudenciales para justificar la concesión de un nuevo juicio son más exigentes y restrictivas luego de un fallo de culpabilidad o de haberse dictado sentencia, lo que definitivamente impone una mayor carga probatoria al Peticionario”, afirmó.

Según la licenciada Serrano, los abogados de Medina Cardona indican que se plantea un asunto “novel” ante el Supremo estatal porque “dicen que, al igual que en Estados Unidos, cuando se trata de que se viola el debido proceso de ley, pues se violó antes del fallo-veredicto, y sería tarde esperar cuando ya se violó y se debería corregir. Por eso dicen que es novel en Puerto Rico pedir un nuevo juicio sin haber culminado el juicio”.

Sin especular cómo procederá, Serrano indicó que queda por verse si el Supremo acogerá el caso para verlo o si “determinará que no está madura la controversia”.

💬Ver comentarios