El productor televisivo y radial Sixto "George" Díaz Colón se apresta a ingresar a el tribunal federal del Viejo San Juan.
El productor televisivo y radial Sixto "George" Díaz Colón se apresta a ingresar a el tribunal federal del Viejo San Juan. (Ramón “Tonito” Zayas)

El productor Sixto Jorge Díaz Colón, conocido en el mundo de los medios como Sixto George, conocía de la existencia del chat de Telegram, “sala de guerra”, que usaba Ricardo Rosselló con 11 de sus colaboradores más cercanos desde febrero de 2019 y advirtió a miembros de la administración que se planificaba la filtración de esa conversación, para hacer caer al gobierno de Rosselló.

Así lo reconoció el lunes, Rafael Castro Lang, abogado del hombre acusado de extorsión, al hacer su argumentación inicial frente al jurado de seis varones y seis mujeres, que las partes seleccionaron ayer.

Un relato similar hizo el fiscal Michael Nicholas Lang, cuando contó que el 20 de junio de 2019, Díaz Colón contactó al entonces secretario de Asuntos Públicos de La Fortaleza, Anthony Maceira Zayas, advirtiéndole que Raúl “Raulie” Maldonado Nieves, hijo del exsecretario de Hacienda, Raúl Maldonado Gautier, pretendía destrozar a la administración con la divulgación del chat. Maceira Zayas y Díaz Colón se reunieron el 1 de julio en el restaurante Musa (Santurce), poco antes de que comenzaran a filtrarse extractos de la conversación, que dejaba al descubierto la operación de una red de “trolls” que buscaba desacreditar a políticos de oposición y periodistas, además de contener ataques machistas, sexistas, misóginos y homofóbicos.

“Le dijo que Raulie estaba enojado. Había tomado el celular de su papá y descargó los chat... El acusado le advirtió que eran textos sumamente dañinos y que tenían contenido que podía hacer caer al gobierno entero”, resumió el fiscal.

Inmediatamente, detalló el supuesto beneficio personal que pidió Díaz Colón a cambio de ejercer su alegada influencia para detener la publicación del chat: $300,000, además de la renovación de dos contratos a sus empresas y que le permitieran hacer una campaña de relaciones públicas. La alegación de la fiscalía es que Díaz Colón representó que le daría los $300,000 a Maldonado Nieves.

Pero en una segunda reunión en el restaurante Il Postino, cambió la solicitud: le tenía que hacer llegar los $300,000 a él personalmente y mencionó a personalidades de la radio y televisión que reclutaría para una campaña de relaciones públicas a favor de Rosselló. “Iba a usar influencers que él mismo controlaba, como Kobo Santarrosa, Rocky the Kid, Red Shadow, Burbu. Él dijo que él controlaba sus mensajes públicos”, alegó Lang.

“Se puso a sí mismo como centro del esquema para lucrarse del miedo del señor Maceira”, agregó.

Esta segunda reunión ocurrió el 16 de julio, cuando ya se habían dado a conocer extractos del chat de Telegram. Maceira había hecho una querella formal por extorsión y acudió alambrado a la reunión por instrucciones del Negociado Federal de Investigaciones (FBI).

El abogado Castro Lang refutó, sin embargo, las alegaciones de delito al asegurar al jurado que la intención de su cliente era simplemente advertir a un “amigo” del caos antes de que sucediera. Dijo que Díaz Colón nunca pidió algo a cambio e hizo imputaciones a la credibilidad del testigo principal a quien describió como un político corrupto que “quería evitar que saliera el chat”.

“Sixto ayudó a Rosselló en su campaña. Eran amigos desde antes. Tuvieron reuniones para manejo de daños después de publicado el chat”, contó el abogado.

“Es amigo de Rosselló, es amigo de la esposa de Rosselló, ha trabajado con Rosselló. Hizo lo que cualquier persona haría: advirtió a su amigo”, insistió.

Aseveró, además, que la única razón por la que Maldonado Nieves quería publicar el chat era para vengarse por el despido y los ataques en la opinión pública contra su padre, los que adjudicaba que se originaban desde La Fortaleza.

Durante el receso del tribunal, Díaz Colón alegó persecución política y fabricación del caso en su contra. “Vayan donde Wanda Vázquez, Jenniffer González, Thomas Rivera Schatz... Escuchen este nombre: Arnaldo Claudio... y pregúntenle si con sus influencias me mandaron a perseguir”, dijo a la prensa.

💬Ver comentarios