Luis Alberto Ferré Rangel
💬

Agenda social

Todos los ojos de Puerto Rico están puestos en la llegada del paquete multimillonario de ayuda federal. Pero de por sí, la inyección multimillonaria que suman los fondos federales no es garantía de un progreso real. Existe un gran riesgo de que esa ayuda perpetúe las inequidades estructurales que tenemos que atender de raíz. La pobreza, la violencia, la falta de calidad en nuestra educación pública y otras son manifestaciones de esas deficiencias sociales.

Para un desarrollo pleno duradero hace falta una estrategia clara y abarcadora dirigida a construir equidad y desarrollo humano. No puede haber desarrollo económico sin desarrollo humano.

Si el capital financiero —sea en ayudas federales o mejor aún, el desarrollo de capital interno— es el motor del desarrollo económico, el desarrollo de nuestro capital social es el motor de nuestro desarrollo humano.

Todos poseemos capital social. Cada uno de nosotros posee un talento, una habilidad. La pregunta es: ¿para qué lo uso? Es la misma pregunta que nos debemos hacer como país. Y los fondos federales no nos van a dar la respuesta.

La agenda social de nuestro Puerto Rico —para nuestros hijos y nuestros nietos— está enmarcada en las metas de desarrollo sostenible de las Naciones Unidas (metas globales) que son perfectamente medibles. No hay agenda más humana y más plena; más global y solidaria; más justa y equitativa, que esta.

De hecho, ya expertos puertorriqueños tienen diseñado el modelo del índice de desarrollo humano.

Países como Costa Rica y Uruguay, con escalas sociales muy parecidas a nosotros han organizado su desarrollo económico alrededor de la sustentabilidad del desarrollo humano. Algunas islas del Caribe también azotadas por los huracanes María e Irma ya giran en esa dirección. Y ¿Puerto Rico? Esperando por la lluvia de los millones federales.

En este espacio, ya he aludido varias veces, sin embargo, a los ejemplos de innovación social que se están dando a lo largo y ancho de nuestra isla, rompiendo esquemas, rompiendo dependencias, creando colaboraciones y verdadero capital social. Ese es el Puerto Rico que hay que apuntalar también.

En un panel reciente, la propuesta del cooperativismo se mostró como una de las vías desarrollo económico y social. Esta filosofía de vida es familiar a nuestra cultura. Tiene como valores la ayuda mutua, la responsabilidad, la democracia, la igualdad, la equidad y la solidaridad. Los cooperativistas comparten también los valores éticos de honestidad, transparencia, responsabilidad social y preocupación por los demás.

¿Qué impide reconstruir a Puerto Rico desde esos pilares? ¿Qué resultaría de adoptarlos como marco de acción y de gobierno; y para hacer negocios desde el sector privado; y para la acción coordinada del sector sin fines de lucro? ¿Cuánto ajuste necesitamos hacer en nuestros modos de actuar y de relacionarnos para asumirlos como forma de vida en la familia, en el trabajo, en la comunidad?

En mi podcast de hoy converso sobre una de las experiencias más exitosas del cooperativismo en el mundo, el Grupo Mondragón, con uno de sus representantes, Txomín García Hernández. Nos acompaña el presidente de la Junta de Directores de la Asociación de Ejecutivos de Cooperativas de Puerto Rico, Eddie Alicea Sáez. Ambos abundan sobre cómo estos valores han sido eje de proyectos comunitarios para construir resiliencia y sostenibilidad.

La tarea es articular esa agenda social y los diversos capitales sociales que poseemos (individuales, organizacionales, empresariales, comunitarios, académicos, físicos) en pos de un desarrollo pleno de nuestro pueblo.

Desde el espacio individual, ciudadano, corporativo, académico, familiar, comunitario vayamos construyendo, vayamos buscándonos, vayamos colaborando. Ya miles de personas en Puerto Rico vamos por este camino. Vamos a encontrarnos.







Otras columnas de Luis Alberto Ferré Rangel

domingo, 14 de junio de 2020

La historia invisible

Reconocer y admitir que hay un problema de racismo y discrimen es el primer paso para tener las conversaciones difíciles en el seno familiar, corporativo y político, escribe Luis Alberto Ferré Rangel

domingo, 7 de junio de 2020

Silencio

Negar el derecho a la discusión pública y la participación ciudadana son actos de violencia. Imponer el silencio es ir contra la corriente histórica, dice Luis Alberto Ferré Rangel

domingo, 31 de mayo de 2020

Verano de pandemia

Con un sector público casi inoperante y cobrando, le ha tocado a la empresa privada -desde el barbero hasta los centros comerciales y la manufactura- echar el resto para ver empezar a mover la economía, escribe Luis Alberto Ferré Rangel

domingo, 24 de mayo de 2020

Porque hay una historia que contar

Acompañar a su país en los momentos más duros, no abandonarle y buscar nuevas rutas, es el honor más profundo de cualquier periodista, escribe Luis Alberto Ferré Rangel