Ruth Merino

Buscapie

Por Ruth Merino
💬

La caída del príncipe Andrés

¿Se acuerdan de los cuentos que nos leían cuando éramos niños? En ellos siempre había príncipes guapos que rescataban doncellas virtuosas y encantadoras de los terribles peligros que las acechaban. Con brujas malvadas siempre en los alrededores, los jóvenes aristócratas se convertían en héroes de leyenda.

En estos tiempos, como ya se habrán dado cuenta, las historias protagonizadas por algunos príncipes de carne y hueso difieren por completo de esa realidad de ensueño que nos mostraban los libros infantiles.

Aun así, la estrepitosa caída de un príncipe genuino todavía nos sorprende. Me refiero al Príncipe Andrés, de Inglaterra, a quien no le han quitado aún el título, razón por la cual todavía podemos llamarlo así.

Pero, eso sí, supuestamente por su propia voluntad, ya no tendrá ninguna función pública. La Reina Isabel que, a sus 93 años, ha enfrentado todo tipo de problemas en su inmediata familia, le dio, sin vacilar, el permiso que necesitaba para tomar esta decisión.

Lo que precipitó la caída del príncipe fue su estrecha relación con el millonario Jeffrey Epstein, quien fue acusado de tráfico humano y se suicidó en la cárcel.

En una reciente entrevista televisada Andrés hizo declaraciones que enfurecieron al público británico. Señaló, por ejemplo, que no recordaba haber conocido a una mujer que alega que Epstein facilitó que el príncipe tuviera relaciones sexuales con ella cuando era una menor de edad. Además, Andrés mostró muy poca empatía por las víctimas del tráfico humano.

Los británicos tienen fama de flemáticos, pero en estos días han demostrado su enojo, su desencanto y su desdén sin inhibiciones de ninguna clase.

Estos son otros tiempos. Después del movimiento mundial conocido como “Yotambién”, hombres poderosos y famosos, pertenecientes a privilegiados círculos sociales y económicos, se han tambaleado y han tenido que pagar el precio por sus abusos.

En los cuentos infantiles los príncipes seguirán rescatando doncellas. Pero en la vida real ellas exigirán que esté siempre muy bien definido el así llamado “rescate”.




Otras columnas de Ruth Merino

sábado, 11 de julio de 2020

¿Volver o no volver?

Es necesario diseñar y establecer claras y rápidas políticas orientadas a transformar las escuelas y universidades en espacios seguros, dice Ruth Merino

sábado, 27 de junio de 2020

Decisiones históricas del Supremo federal

Derrotado dos veces por la Corte Suprema, el presidente tiene que mostrarle a sus partidarios su invencible voluntad de luchar contra todo y todos los que se oponen a sus planes, escribe Ruth Merino

domingo, 14 de junio de 2020

Sí, el coronavirus sigue con nosotros...

¿Qué hacer con estos sentimientos de temor al coronavirus? Convertirlos en el estímulo que necesitamos para tomar las acciones necesarias para protegernos, escribe Ruth Merino

domingo, 24 de mayo de 2020

El sueño

Ruth Merino relata su afán por obtener hidroxicloroquina para detener un posible contagio de coronavirus, y su decepción ante la negativa del farmacéutico