Astrid Díaz

Buscapie

Por Astrid Díaz
💬

Navidad en casa

Se siente por doquier el deseo de que lleguen las Navidades, para dejar atrás nuestras preocupaciones como pueblo y las amenazas naturales que nos acechan. Buscamos en la arquitectura y en el diseño hacer realidad nuestras ilusiones y alegrías, transformando los edificios y espacios que habitamos.

Es tradición puertorriqueña mejorar y embellecer nuestras casas y ciudades para la Navidad. Cuántas veces oía en mi pueblo de Mayagüez: “eso lo guardo para usarlo en la Navidad”. Así, la tía Manuela de cada pueblo, engalana su casa con decoraciones, colores, muebles y se convierte en la “arquitecta” de este proyecto familiar en el cual la casa, grande o pequeña, lujosa o humilde, se transforma en su palacio de sueños e ilusiones.

Desde los inicios del siglo XX se comenzó a emplear el mobiliario de las grandes ciudades para recrear el ambiente del interior de los hogares con decoraciones e iluminaciones. Las primeras decoraciones navideñas urbanas se hicieron en Essen, Alemania.

A algunos este escenario navideño les puede parecer rutinario y simple. Pero para mí, como arquitecta, refuerza la importancia de visualizar a Puerto Rico como nuestra “gran casa”, donde todos actuamos por un bien común. En la época de la colonización española, las ordenanzas exigían que el diseño de las edificaciones que rodeaban la plaza del pueblo resaltaran el entorno y aportaran estéticamente a su imagen y bienestar. Hoy, desafortunadamente tenemos muchos entornos deteriorados. Sin embargo, en la Navidad, nos apoderamos de ellos como pueblo y vivimos la ilusión, por unas semanas, al transformarlos en el ambiente que soñamos.

Esta manifestación navideña, de actuar como “arquitectos” de nuestras casas y ciudades, la debemos tener todo el año, exigiendo como pueblo que se erijan buenas obras de arquitectura, que se renueven nuestros entornos urbanos, colaborando todos en la conservación de nuestro patrimonio edificado. Así la Navidad en casa, en Puerto Rico, será todo el año.


Otras columnas de Astrid Díaz

viernes, 10 de abril de 2020

Balcones de esperanza ante la crisis

Ante esta emergencia del COVID-19, el “balcón iluminado” es nuestro mecanismo de expresión para transmitir la fuerza del puertorriqueño, escribe Astrid Díaz

jueves, 12 de marzo de 2020

Huracán Coronavirus

Ayer hablábamos de “agáchate, cúbrete y protégete ante terremotos”. Hoy es: “lávate las manos, no te toques los ojos, nariz y boca”. ¿Hay alguna diferencia en el mensaje? No, escribe Astrid Díaz

jueves, 27 de febrero de 2020

Mitos sísmicos

La educación en cultura de emergencias es la mejor herramienta que podemos tener ante amenazas naturales, escribe Astrid Díaz

viernes, 7 de febrero de 2020

Cultura de emergencias

Una “Cultura de emergencias” es prevención, educación, civismo, sana construcción. Es autoprotección, plantea Astrid Díaz