Gerardo Lamadrid
💬

Un país sin tierra

Recientemente estrenó “Agua por todas partes” de Karina Curet, una historia de hermanos lidiando con la muerte de su madre y qué hacer con la finca que les legó, mientras mudan sus pertenencias de su apartamento (recién vendido).

Obras clásicas del drama puertorriqueño – como “Los soles truncos” de René Marqués, “Eugenia Victoria Herrera” de Myrna Casas y Sol 13, interior” de Wico Sánchez – igualmente se enfocan en el enredo de ciertos temas existenciales: el hogar y la herencia, la tierra y el pasado, la invasión y la resistencia.

En estos textos (los más tempranos escritos tras el auge en la década de 1950 del movimiento nacionalista, con sus tendencias patrióticas e hispanófilas), se cuajan visiones de un Puerto Rico dividido entre la amnesia y la nostalgia históricas, rendido a caprichos y planes económicos ajenos, y, sobre todo, sobrecogido por la sensación de siempre estar perdiendo la tierra misma, y que nuestros lotes singulares (siempre símbolos de un terreno nacional en su totalidad, incluyendo sus recursos) nos son menester para el refugio y la memoria, más los deberíamos labrar concienzudamente, hacer que rindan frutos para nuestro sustento.

Así, sobre las tablas, nuestra dramaturgia ha expuesto el sentir de un pueblo condenado a caminar por el tablón eterno del colonialismo.

Claro, esto lo ha acompañado y complementado una retahíla de himnos – como el ubicuo “Boricua en la Luna” de Corretjer y Brown, o “Latinoamérica” e “Hijos del cañaveral” de Residente. Exagerar nuestra conexión intrínseca con la tierra, y nuestra certeza y orgullo en su riqueza, apenas pueden consolar – sobrecompensando la verdadera dependencia, subyugación y conservadurismo que pretenden suplantar.

La paranoia (resucitada este verano) sobre intrusiones federales cuelga del mismo racimo que el alza de monoestrelladas aquí y afuera. Ya veremos si así recuperamos esta tierra virtualmente robada, acechada por nube y ola, tan resbaladiza.


Otras columnas de Gerardo Lamadrid

jueves, 9 de julio de 2020

Veranos de protestas

¿Cuándo entenderán nuestros gobernantes de turno que el problema no es nuestro piquete legítimo ni nuestra marcha urgente?, escribe Gerardo Lamadrid

domingo, 14 de junio de 2020

El juego de la civilización

Por su irrealidad y surrealismo, jugar Civilization en cuarentena ha resultado divertidísimo, y deprimente a la vez, relata Gerardo Lamadrid

lunes, 11 de mayo de 2020

Nuestros bloqueos

Describamos nuestros bloqueos intelectuales y emocionales. Comprenderlos y aliviarlos nos permite aceptar lo incorregible, escribe Gerardo Lamadrid

martes, 7 de abril de 2020

Requisitos de graduación

Aunque a usted no le preocupe su salud, usted debe aislarse para proteger a su prójimo, escribe Gerardo Lamadrid