Chu García

Chuchazo

Por Chu García
💬

Bob Arum no tira la toalla

Hace décadas que Bob Arum es el campeón mundial de los promotores, aunque últimamente ha sido retado por Al Haymon, quien nunca aparece en público y es egresado de Harvard University, en administración de empresas. Mientras, Arum hizo un doctorado en leyes de dicho centro docente y laboró en el Departamento de Justicia, hasta que le mordió el gusanillo del boxeo y fundó Top Rank, en 1979, en compañía de Jabir Herbert Muhammad. 

Sin embargo, Arum, nacido en 1931, al igual que Don  King, quien fuera su archirrival y prácticamente ya se retiró por su pobre estado de salud, jamás ha perdido la laboriosidad y pasión, habiendo producido 1,426 carteleras y  acuerdos con la flor y nata última del pugilismo: Floyd Mayweather, Jr., Manny Pacquiao, Oscar de la Hoya y la nueva estrella Vasyl Lomachenko.

Asimismo, cuenta con Terence Crawford, rey welter de la OMB y que interesa combatir próximamente con Pacquiao, soberano de la AMB o Errol Spence, titular del CMB y la FIB, que igualmente que él marcha invicto. 

Arum, quien no ha tenido reparos en afirmar que lleva mucho tiempo fumando marihuana diariamente, con resultados positivos para noquear el estrés, ha permitido que su hijastro Todd De Boeuf ocupe la presidencia de Top Rank, quedando él como CEO, y ha dicho últimamente que le gustaría venderla si la oferta es buena, consciente de que ya su cuerpo siente los golpes duros del almanaque. 

Ahora bien, planea ofrecer una función de lujo en junio, sin público, pero transmitiéndose por ESPN, su nuevo aliado, y además tiene en su cuadra a siete boricuas, entre ellos Félix Verdejo y José Pedraza.

Curiosamente, él y King fueron socios de carteles dorados en los ochenta, pero rompieron relaciones al acusarse mutuamente de pillos. 

Una de las gotas que colmó la copa de la enemistad fue el triunfo de Tito Trinidad (King) contra Oscar de la Hoya (Arum), por el cetro welter unificatorio en agosto de 1999, acusándole de controlar las tarjetas de Bob Logist y Jerry Roth, que votaron 115-114 y 115-113 respectivamente a favor del hijo de Cupey Alto, que tal vez fue el más sorprendido al escuchar el veredicto y rompió  el aire con la mala palabra más común en su patria, que empieza con p, tiene una ñ en el medio y acaba con una a. 


Otras columnas de Chu García

lunes, 6 de julio de 2020

Toño Feliciano: 98 años de felicidad

Toño Feliciano supo auparse a través del deporte, practicando pista y campo, como corredor de 400 y 800 metros, más béisbol y sóftbol mientras era becario en la UPR, escribe Chu García