Chu García

Chuchazo

Por Chu García
💬

El tie-break destroza a Roger Federer

No se puede poner en tela de juicio la coronación quinta de Novak Djokovic en Wimbledon, en ocho intentos, ante Roger Federer, que sucumbió en cinco sets y tres tie-break, lo que demuestra la valía del serbio, actualmente el número uno del mundo, en los momentos decisivos.

Sin embargo, no se puede descartar que la buena suerte le jugó una buena pasada: Djokovic es el primer monarca en los pasados 71 años que sobrevive con dos match games de su rival y el saque en contra.

Federer, con 20 grand slams a su favor, por 18 de Rafael Nadal —12 de ellos el Roland Garros, cuya tierra batida le parece medicinal—, y 16 de Djokovic, que incluye siete Abierto de Australia, se ganó el cariño de la concurrencia por sus 37 años y un talento y pasión que no decae.

De hecho, fue la final de mayor duración en Wimbledon con 4:57 y la primera vez que se juega un tie-break con empate a 12, y es significativo que Federer obtuviera más games 36 a 32 y aces, 52-49, y de un 40-15 en el 7-8, pero el corajudo nacido en Belgrado, capital de la República de Yugoslavia, se resarció y retomó la línea ganadora.

Ahora el duelo particular apunta a Novak, 24-22, y por sus 32 años y su excelente momento amenaza la marca de Federer, quien tras el traspié mostró su caballerosidad y dijo, en son de sombra, que espera seguir activo otros 37 años.

Nunca antes Federer había tenido que superar en la semifinal a Nadal para encontrarse luego con Djokovic, que el sábado estuvo peloteando a lo largo de 90 minutos, mientras el veterano se quedaba descansando en su suite, recuperando energía y planeando sus planteamientos ofensivos, que en los tres tie-breaks carecieron de potencia y pareció conformarse con alargar su agonía.

Dentro de una década se estará analizando quién ha sido el mejor de todos los tiempos con este trío, que en el listado de honor tiene además al estadounidense, Pete Sampras, 14 grand slams el sueco Bjorn Borg, con 11; el checo Ivan Lendl, con ocho, al igual que el obsesivo Jimmy Connors, de USA, con la misma cantidad, y su paisano Andre Agassi. Pero ninguno habrá encontrado tanta calidad como Federer, un reloj Rolex de elegancia y rendimiento excepcional.

Otras columnas de Chu García

lunes, 6 de julio de 2020

Toño Feliciano: 98 años de felicidad

Toño Feliciano supo auparse a través del deporte, practicando pista y campo, como corredor de 400 y 800 metros, más béisbol y sóftbol mientras era becario en la UPR, escribe Chu García