Chu García

Chuchazo

Por Chu García
💬

Roger Federer: aces de idealismo y altruismo

Puede ser que antes de retirarse, el español Rafael Nadal o el serbio Novak Djokovic le rompan el récord de 20 títulos de Grand Slam, ya que el primero lleva 19 y 18 el segundo, además de ser más jóvenes. 

Sin embargo, ninguno le ha podido superar en popularidad por su carácter afable, chapado de respeto por sus contrincantes, árbitros y aficionados, que ponen de manifiesto su cultura suiza, heredado del civismo de su madre nacida en Sudáfrica. 

Con 102 primeros lugares en la gira de la ATP, Roger Federer  marcha segundo detrás del estadounidense Jimmy Connors, con 109, y el checoslovaco Iván Lendl, 104, que compitieron en una época donde no había tanta cantidad de raquetas excelentes y calidad en todo el ranking. 

Considerado un jugador universal, con dominio absoluto del baseline y el volley, aprovechando su buena colocación de piernas y reflejos, Roger se ha coronado ocho veces en Wimbledon, seis en el Open de Australia, cinco en el de USA, y una en Roland Garros, superficie de tierra batida hecha a la medida de Nadal, con 12 campeonatos. 

Por su parte, Djokovic es especialista en suelo australiano, con ocho coronas. 

Ahora bien, en donde Federer es campeón absoluto es en idealismo y altruismo, contando con una fundación desde 2003 para ayudar a la niñez pobre o desamparada allende océanos y mares. 

En este tiempo de pandemia por el coronavirus, Federer, que se recupera de una operación en una pierna, lanzó el proyecto de unir a la ATP con la WTA, en un interés genuino para que hombres y mujeres reciban idéntica deferencia, y su plan recibió en el acto el apoyo de Nadal, al que le unen lazos fraternales, y Mickey Lawler, presidenta del circuito femenino, que viene acariciando la fusión hace varios meses. 

Federer, pues, está traspasando los límites de la competición y está ahondando en fines organizativos que no sigan concediendo ventaja de todo tipo a los varones. 

Con tanta fortuna y fama, él podría centrarse solamente en la cancha y esperar que llegue su retiro: por el contrario, anhela la paridad y lo clama a los cuatro vientos para acabar con el microbio del machismo.


Otras columnas de Chu García

lunes, 6 de julio de 2020

Toño Feliciano: 98 años de felicidad

Toño Feliciano supo auparse a través del deporte, practicando pista y campo, como corredor de 400 y 800 metros, más béisbol y sóftbol mientras era becario en la UPR, escribe Chu García