Chu García
💬

Toño Feliciano: 98 años de felicidad

Estoy como niño con juguete nuevo al tener el honor de escribir de un ponceño que ha hecho del almanaque su aliado y de su vida un buen ejemplo de servir al prójimo sin intereses de beneficios económicos o marginales.

Nacido el 24 de diciembre de 1922, en Nochebuena, y criándose en los barrios Bélgica, San Antón y Cuatro Calles, pavimentados de pobreza, pero también de nobleza, Toño Feliciano supo auparse a través del deporte, practicando pista y campo, como corredor de 400 y 800 metros, más béisbol y sóftbol mientras era becario en la UPR de Río Piedras, y tuvo la suerte de tener de entrenadores a Eugenio Guerra y Pepe Seda, lo que obviamente le conceptuó disciplina y entrega sin economías en el óvalo y en los parques de pelota.

Sin embargo, no solamente sudó uniformes, sino que dirigió en el Torneo Superior softbolístico y en la Clase A y AA de lado pelota dominguera, con Aibonito, coronándose en una ocasión y con dos subcampeonatos.

Asimismo, fue coach en Juegos Centroamericanos y del Caribe, en 1962 y 1966, con Carlos Negrón y Tony Meléndez en Jamaica y Puerto Rico respectivamente.

En sóftbol obtuvo siete títulos con los Leones, tocándole a su lanzador Calín Velázquez ser su motor del éxito.

Ahora bien, como culminación a su quehacer deportivo fue exaltado a la Galería de Inmortales en su ciudad natal, y al Pabellón de la Fama, en 1988, en donde es vicepresidente de Bob Leith, quien ocupa la poltrona y recientemente celebró su onomástico 97, a la vez que José Julián Álvarez actúa como administrador ejecutivo.

Para rayar todavía más su riqueza ciudadana, Toño aprovechó su beca universitaria y se graduó de Contador Público Autorizado, y mantiene una compañía con Feliciano y González, lo que fue factor determinante para ser seleccionado Director de Finanza de Ponce 1993.

Feliciano, con cinco hijos, seis nietos, dos de ellos médicos, y un par de biznietos en dos matrimonios, reconoce que sus mentores han sido el Reverendo Miguel Linardo, Seda y Millito Navarro, primer boricua en participar en las Ligas Negras y que vivió 105 septiembres.

No dudo en afirmar que Toño ha aprendido más abriendo los ojos que la boca, y que su longevidad es producto de rechazar vicios como alcohol y cigarrillos, de ahí que se haya bebido su existencia y fumado su experiencia…

Otras columnas de Chu García

martes, 4 de agosto de 2020

Mike Tyson vs. Roy Jones, Jr: parodia máxima

La condición física y la velocidad serán los factores vitales en pro de la victoria, a pesar de que se sabe que esta es una parodia entre dos cohetes quemados, dice Chu García

jueves, 30 de julio de 2020

Danny García: mandíbula granítica

Orgulloso de sus raíces boricuas, Danny García, quien ha sido titular universal en las 140 y 147 libras, estará enfrentándose al invicto Errol Spence, Jr. este otoño, escribe Chu García

miércoles, 29 de julio de 2020

Los Mavericks dependen demasiado de Luka Doncic

Con la polivalencia de Luka Doncic y la estatura y puntería en triples de Kristaps Porzingins, anhelan salir del séptimo puesto global, escribe Chu García