José Cruz López

Desde mi perspectiva

Por José Cruz López
💬 0

Arroyo y Barea: dos grandes ejemplos en el deporte

Existen atletas con habilidades y características deportivas especiales, además de desarrollar cualidades de liderato desde la adolescencia y juventud, que los separan del resto.

He tenido la oportunidad de trabajar con un sinnúmero de atletas de alto rendimiento en distintos deportes, y hay un denominador común en el éxito de cada uno: disciplina y la mentalidad de ser mejores cada día.

Hoy escribo sobre mis experiencias trabajando junto a dos atletas que le han dado mucha gloria a nuestra isla: José Juan Barea y Carlos Arroyo. Ambos con experiencia en la NBA y en distintos torneos internacionales con el Equipo Nacional. Barea también ganó un anillo con los Mavericks de Dallas y es el boricua con más temporadas jugadas en el mejor baloncesto del mundo. Arroyo también jugó nueve campañas en la NBA, a la vez que brilló en el baloncesto europeo en Israel, Turquía, y España, y fue parte del combinado nacional que venció al Dream Team de Estados Unidos en las Olimpiadas de Atenas 2004.

Ambos comparten ciertas características que llaman la atención y considero que deben servir de ejemplo y motivación para la población infantil y juvenil.

-Desde temprana edad fueron pilares en sus respectivos equipos.

-Ambos practicaron varias disciplinas. Barea se destacaba en baloncesto, tenis y voleibol; y Arroyo en baloncesto, voleibol, y en pista y campo. Esa diversidad fue un fundamento sólido en las destrezas físicas y en el desarrollo mental de cada uno.

-De naturaleza muy hábiles en el aspecto técnico táctico. El ‘IQ’ del baloncesto era evidentemente superior a la mayoría de los jugadores en sus categorías.

-Tuvieron carreras exitosas a nivel colegial en Estados Unidos.

-Barea fue seleccionado dos veces al primer equipo All American en la America East Conference con la Universidad de Northeastern. Y luego en octubre de 2006 firmó con Dallas en la NBA y en 2011 ganó el título.

-Arroyo tuvo una excelente carrera con Florida International University (FIU) donde se convirtió en el mejor anotador en la historia de esa institución. Luego de graduarse, en el 2001 firmó un contrato con Toronto.

Estos detalles son importantes para lo que explicaré más adelante. Con ambos, he trabajado por años en el programa nacional en diversidad de torneos y escenarios, en etapas de rehabilitación y en aspectos de preparación física. Antes de los 34 años, ninguno sufrió una lesión seria que viera detenida su carrera.

En 2015, Arroyo sufrió la rotura del músculo plantaris en su pantorrilla izquierda mientras participaba en la serie semifinal del BSN con Santurce ante Ponce. Trabajó en su rehabilitación y luego de varios meses regresó con éxito para fichar con el club Barcelona FC.

Barea sufrió en enero de este año la rotura del tendón de Aquiles derecho y actualmente se encuentra en una fase avanzada de recuperación. Actualmente trabaja para regresar a la que sería su decimocuarta temporada en la NBA.

Delo sencillo a lo más complejo puedo enumerar ciertos detalles interesantes de mi experiencia trabajando con ambos:

- Si les dices: “la sesión comienza a las 8:00 a.m.”, treinta minutos antes ya están listos.

- Escuchan las indicaciones, les gusta aprender, siguen recomendaciones y se alejan de cualquier distracción a la hora del trabajo.

- En procesos de prevención y rehabilitación le explicaba a Carlos la importancia de mantener el peso de competencia, por razones obvias. Lo ejecutó al pie de la letra e, incluso, al extremo de la perfección. En estos meses de primavera y verano estuve trabajando en una etapa específica con José Juan y la historia fue exactamente igual.

- En procesos de entrenamiento tanto en cancha como en el gimnasio buscan retarse. Si algún drill les presenta dificultad trabajan hasta dominarlo.

- En el aspecto mental, he visto muy de cerca a través de los años como la actitud y el enfoque condicionan los resultados. Una mentalidad competitiva implica estar en foco y con motivación de ganar, pero sin miedo a perder.

Aquel juego histórico de las Olimpiadas 2004 en Atenas con Arroyo de protagonista venciendo al Dream Team, además del campeonato ganado por José Juan en el 2011 como protagonista con Dallas, son sólo un par de grandes hazañas alcanzadas por ambos y que exhiben que hay unas características especiales que acompañan el talento.

Otras columnas de José Cruz López

domingo, 10 de noviembre de 2019

El ejercicio como prescripción para la salud

Desde el nacimiento se vigilan patrones de desarrollo motor; movimientos voluntarios e involuntarios y se observa en el niño o niña en su desarrollo neuromuscular.

💬Ver 0 comentarios