Fernando Cabanillas

Consejos de cabecera

Por Fernando Cabanillas
💬 0

“El perreo combativo acaba de comenzar” … contra las bacterias resistentes

Las infecciones causadas por bacterias resistentes a antibióticos se han convertido en uno de los más grandes desastres de la medicina moderna. A pesar de que los antibióticos salvan millones de vidas cada año, unas 35,000 personas mueren anualmente a causa de microbios resistentes, usualmente adquiridos en los hospitales. Estas bacterias forman parte de la flora intestinal normal, pero el uso indebido de antibióticos ha generado resistencia a esos fármacos. 

A menos que en un futuro cercano logremos controlar estas cepas resistentes, en 30 años morirán anualmente diez millones de personas, víctimas de estas bacterias. De ser así, las infecciones se convertirán en la causa más común de mortalidad, sobrepasando el cáncer y las enfermedades cardiacas. 

Entre los microbios más problemáticos está el Enterococo resistente a la vancomicina. Hasta hace poco tiempo, la vancomicina era el antibiótico más eficaz para combatir ese microbio hasta que comenzaron a surgir nuevas cepas resistentes que se han diseminado por el mundo entero. Hasta ahora, los esfuerzos dirigidos a descubrir nuevos y más eficaces antibióticos para manejar estas superbacterias han tenido un éxito muy limitado. Para rematar,  se están declarando en quiebra muchas farmacéuticas dedicadas a descubrir y desarrollar nuevos antibióticos con el fin de tratar estas bacterias resistentes.

Esta alarmante situación motivó a una estudiante de doctorado de 24 años, Ayesha Khan, del Centro de Cáncer MD Anderson, a interesarse en el tema de las superbacterias. En una de esas ironías del destino, ella tuvo que luchar su propia batalla con lo que al principio parecía ser una simple infección de garganta, pero que resultó ser causada por una superbacteria que casi le cuesta la vida. Esa experiencia le apasionó aún más en su búsqueda de técnicas para burlar y superar la resistencia de las superbacterias. 

Recientemente Khan publicó en la prestigiosa revista PNAS un importante y muy pertinente estudio, donde narra su descubrimiento de cómo las bacterias se tornan resistentes a otro fármaco llamado daptomicina que se usa para tratar infecciones resistentes a vancomina. En sus investigaciones descubrió que existen dos explicaciones para la resistencia. Lo primero que le llamó la atención fue que las bacterias resistentes a daptomicina producían grandes cantidades de una proteína cuya función se desconocía. Esta proteína, producida por los microbios, es liberada hacia el medio ambiente que les rodea. Luego pudo determinar que el propósito de esa proteína eradefender a las bacterias de la daptomicina, creando resistencia a ese medicamento. Esto lo logra de dos formas. La primera consiste en ligarse al antibiótico, secuestrándolo, para que este no logre alcanzar a las bacterias.

La daptomicina logra matar a los microbios porque interfiere con la fabricación de su envoltura protectora. Las bacterias resistentes entonces contraatacan produciendo la proteína que funciona como una “alarma” que les avisa cuando hay antibióticos en su medio ambiente. Al recibir la alarma, las superbacterias comienzan a rediseñar su membrana celular burlando al antibiotico, que no logra destruirlas. Esta es la segunda forma en que el microbio resiste el ataque de la daptomicina.

Cuando una bacteria nos infecta, inmediatamente esto provoca que unas células del sistema inmune, llamadas neutrófilos, las ataquen, comiéndoselas. Una vez estas bacterias están dentro de los neutrófilos, estos producen unas proteínas llamadas AMP (antimicrobial peptides), que no son otra cosa que antibióticos naturales, algunos de los cuales funcionan de forma muy parecida a ciertos antibióticos sintéticos. Esas proteínas sí ayudan a aniquilar las bacterias y lo hacen de forma muy similar al antibiótico daptomicina: destruyéndoles las membranas. Pero, de la misma forma que las bacterias se han puesto resistentes a la daptomicina, también han desarrollado resistencia al antibiótico natural AMP. Al no poder destruirles la membrana exterior, los neutrófilos no pueden digerir las bacterias y terminan empachados con microbios no digeribles. Esto causa que la infección sea todavía más virulenta, ya que estos neutrófilos, parte del sistema inmune, quedan paralizados. 

Los hallazgos de la joven investigadora Khan podrían ayudarnos a desarrollar nuevas estrategias. El próximo paso es descubrir una forma de neutralizar las proteínas malignas. En otras palabras, dichas proteínas podrían convertirse en el talón de Aquiles de las superbacterias, porque si logramos inactivarlas, alcanzaríamos restaurar la eficacia de los antibióticos.  

Todos sabemos de la leyenda de David y Goliat. Este último era un soldado gigante que pertenecía al ejército filisteo, enemigo de los israelitas. De acuerdo con la historia bíblica, el gigante Goliat, armado con una enorme espada, desafió al pueblo de Israel para que seleccionara a un hombre que luchase cuerpo a cuerpo con él. Acordaron que el pueblo al que perteneciera el perdedor del combate pasaría a ser esclavo del otro. Los israelitas seleccionaron a David, pequeño en estatura pero abundante en talentos. Goliat fue derrotado por David, solo armado con una honda y una piedra. 

Pues la historia de las superbacterias me recuerda la leyenda de David vs Goliat, pero a la inversa. En este caso, el enemigo poderoso y abusador es David, irónicamente una minúscula bacteria. Le corresponde en este momento a Goliat ganar la batalla, convertido ahora en el bueno y débil.De no poder lograrlo, la alternativa sería perecer a manos del enemigo. Para este combate contamos ya con la joven estudiante india, nuestra Goliat femenina, Ayesha Khan, y con su entrenador colombiano, César Arias. Prepárense las superbacterias: el perreo combativo y la batalla intensa acaban de comenzar… pero esta vez en la calle Resistencia, no en La Fortaleza.


Ya está a la venta el segundo libro del Dr. Cabanillas: “Consejos de Cabecera 2. Prevenir y Tratar: Alimentos y vitaminas contra el cáncer”. Lo consigue en Auxilio Centro de Cáncer, en la Farmacia del Auxilio Mutuo y en la mayoría de las principales librerías. Los ingresos generados son donados al programa “Adopta un paciente”, destinado a ayudar a aquellos enfermos que no cuentan con suficientes fondos para pagar los deducibles de exámenes médicos.


Otras columnas de Fernando Cabanillas

domingo, 10 de mayo de 2020

Mascarillas y guantes: ¿moda o protección?

¿Cuán imprescindibles son los guantes cuando se sale a un lugar público? Sin duda, muchos piensan que es la mejor forma de protegerse. Pues no es así, escribe Fernando Cabanillas

domingo, 3 de mayo de 2020

COVID-19: unos muy bien y otros fatal

¿Cómo podemos explicar que a algunos jóvenes les va muy mal, mientras a otros muy mayores, les va fenomenal? La lógica nos dice que la explicación debe estar en el huésped y no en el virus invasor, escribe Fernando Cabanillas

💬Ver 0 comentarios