Edgardo Rodríguez Juliá

Puertorro Blues

Por Edgardo Rodríguez Juliá
💬 0

¿El pueblo dirigente?

“La tendencia cuando tenemos problemas es a buscarnos más problemas”. Eso me decía uno de mis profesores universitarios, alguien que era más sabio que intelectual. Yo, que nunca he llegado a lo primero y me siento incómodo con lo segundo, puedo asegurarles que después de la euforia viene la resaca.

Para que la indignación social no sea variante de la hipocresía, aquella debe llevarnos a un estado de introspección, porque esos jóvenes del infame chat recibieron posiblemente la mejor educación que puede ofrecer esta sociedad; a pesar de eso, mostraron una insensibilidad superior, tanto con sus correligionarios como con sus adversarios políticos. La generación de mi padre “pasaba el macho”, mi generación “gufeaba”, estos “millenials”, en un regodeo y autocomplacencia patológica, se ocuparon de ofender a todos los que no estuvieran de acuerdo con ellos, una especie de maldad y necedad colectiva mediante las consabidas redes sociales, en las que se enredaron los pies, muy justicieramente, hasta destruirse. Esta fue la gota que colmó la copa de la corrupción sobre la cual gobernaban.

La clase dirigente puertorriqueña, que viene en crisis desde hace décadas, ha desembocado en una situación -todavía no ha concluido- en que podríamos pasar del desorden al caos. Tal era la crisis que un candidato plástico, sólo adornado con un apellido y desempeño profesional logrado no a base de méritos sino de influencias -cátedra en la Escuela de Medicina, publicación de un libro en la Editorial Universitaria-, sin ningún historial de trabajo o experiencia gubernamental, se convirtió en gobernador con un cuarenta y dos por ciento de los votos a su favor. Fue una invitación al desastre. Con los votos de su partido y los votos divididos de los candidatos independientes y de los partidos tradicionales, Ricardo Rosselló subió al poder. Todavía recuerdo el editorial de un rotativo de la capital elogiando la elección del joven doctor en medicina, y que prometía una nueva era, atípica respecto de la clase dirigente “togada” del país. Ni era doctor en medicina ni resultó ser -según el chat- una buena persona. Después de la anunciada y consumada renuncia de Rosselló, terminamos con la togada Wanda Vázquez como promesa de pocos días, el abogado corporativo Pedro Pierluisi nombrado Secretario de Estado y Gobernador constitucional en suspenso, y el autócrata a la Maduro de Rivera Schatz -él mismo pretendiente a la gobernación- como la ficha del tranque.

Quien sea que finalmente asuma la gobernación, la piña estará todavía más agria. Ya nadie se atreverá a decir, como lo repitió el candidato Rosselló, que la deuda fiscal se puede pagar. Pero si Puerto Rico no paga su deuda y no recupera su crédito en los mercados financieros, justo por la crisis paralela en su economía el país se hará más dependiente de los fondos federales. Sobrevivirá en los próximos años con los llamados fondos de recuperación FEMA. Frente a la Junta de Supervisión Fiscal, Rosselló adoptó unasentimiento estratégico y una confrontación táctica sobre el tema de las pensiones, el bono de Navidad, el financiamiento de los municipios y el presupuesto. Los mandó para buen sitio, como también vociferan todos los políticos y dirigentes boricuas - menos Pedro Pierluisi-, desde Rivera Schatz hasta René Calle Trece.

No fue viable una negociación alguna con la Junta mediante la ley Promesa; aparentemente lo único transado —la deuda de Cofina— fue necesaria, aunque defectuosa según algunos expertos. Quien suba a la gobernación tendrá que empezar la negociación de la deuda casi en cero. Fueron dos años perdidos con Rosselló; adelantamos poco. No sabemos si se creará un nuevo organismo para negociar la deuda. Lo que sea, tendremos que negociar so pena de permanecer en la bancarrota por una generación. La solicitud de Jennifer González de un síndico fiscal para supervisar los fondos federales podría ser una astuta maniobra para garantizarle a una prospectiva administración PNP gobierno propio, en todo lo que no tenga que ver con los fondos federales. Lo peor que podría ocurrir sería esa sindicatura más la Junta de Supervisión Fiscal -que tampoco funcionará como no funcionó la actual- y con una membresía republicana punitiva a la Trump.

Para el 2020 la ecuación es más complicada aún que la actual, lo cual nos puede llevar a otra pesadilla, la gobernación por “default”, por confiscación, para un autócrata nato como Tomás Rivera Schatz. Si el PNP consolida su base, el PIP, Victoria Ciudadana, Carmen Yulín, el nuevo espacio que se le concederá a René y los reguetoneros, conducirán a lo mismo, y peor. Eso sería la disyuntiva trágica, el dilema sin solución: tratando de zafarnos de las lacras del bipartidismo, las fuerzas liberales y de izquierda terminarán dándole el poder a un partido grande, de una compulsión ideológica acorralada, como lo es el estadoísmo, aunque nada moribunda. La juventud que se volcó en las calles la semana del veintiuno de julio en esto será decisiva.

Pedro Pierluisi declaró el 31 de julio: “Hoy quiero dar un paso al frente por el bienestar de mi patria”. Esto equivale al pueblo corrigiendo al PNP. Con el voto masivo del pueblo en las calles, Pierluisi ganó una gobernación que su propio partido, mediante primarias, le negó como opción. Ahora entran en conflicto en el PNP el populismo resentido a la Rivera Schatz y el estadoísmo sangre azul de Guaynabo City. Apuesto a la demagogia triunfante. Acaba de empezar la campaña 2020: desde la gobernación propiamente, o como presidente de un Senado que es su territorio de prebendas, Tomás Rivera Schatz, y con el concurso suicida de una oposición ventajera, será el “hombre fuerte” de este país.

En la crisis de gobierno, y la gran celebración de pueblo por la renuncia de Ricardo Rosselló, hubo muchos desplazamientos de la atención que nos alegraron la vida, como escuchar a Romero Barceló llamar arrogante a Ricky, René y los reguetoneros convertidos en defensores del honor de la mujer puertorriqueña.

El perreo “combativo” y el muy particular y “viral” de una chamaquita que podría ser mi nieta, frente a la Catedral, también fue un momento revelador. ¿Hemos cambiado? Cuando Madonna de Brooklyn se pasó la bandera puertorriqueña por ahí se incitó la indignación de todo un pueblo; esta vez la monoestrellada terminó en el mismo sitio, en forma de bikini y la muchacha seguramente siendo hija de Bayamón. Todo el mundo aplaudió excepto Roberto González, que ha pedido una Rogativa de expiación por ese pecado nacional.

En la euforia de la celebración, un hombre comentó frente a La Fortaleza, con voz aflautada: “Este pueblo es tan lindo, es que este pueblo es tan lindo”. Quizás por eso el cuarenta y dos por ciento votó por el fraudulento de Ricky Rosselló, seleccionado por el PNP y auspiciado por menos de la mitad del electorado.

Otras columnas de Edgardo Rodríguez Juliá

sábado, 12 de octubre de 2019

Entre sabios y necios

Edgardo Rodríguez Julia comparte aforismos y otras reflexiones sobre la vida en la era de las redes sociales

viernes, 20 de septiembre de 2019

Pensamientos desordenados en torno a un premio tardío

Hoy que muchos escritores sienten una debilidad especial por el éxito, la fama o los premios, aprecio el anonimato como algo central de mi obra. De hecho, ese anonimato lo identifico con la libertad de mi escritura, dice Edgardo Rodríguez Juliá

sábado, 14 de septiembre de 2019

El béisbol otoñal

Para Edgardo Rodríguez Juliá, el deporte y la música popular muchas veces son los más elocuentes testigos de una identidad y sus transformaciones

💬Ver 0 comentarios