Gazir Sued

Buscapié

Por Gazir Sued
💬 0

STATUS

No sé para qué cultivan aquí con tanto celo las obsesivas aversiones, hostilidades y miedos enfermizos entre las “alternativas” de status, si a fin de cuentas la última palabra la sigue teniendo el cuerpo despótico del Congreso federal y no la expresión electoral de los puertorriqueños. La realidad colonial de la Isla no ha cambiado sustancialmente en más de cien años.

El Estado Libre Asociado (ELA) es una farsa en quiebra, la independencia aún espanta y la estadidad, aunque indeseable para quienes mandan, sigue siendo una quimera en el reino insular del siempre todavía…

La Constitución de 1952 juró lealtad a la Constitución federal y consagró la relación de subordinación política a su poderío imperial. Desde entonces se presume como hecho inequívoco el consentimiento general a su dominación. Pero este arreglo nunca fue una opción política del poder soberano del pueblo, sino una reafirmación de la soberanía estadounidense. Su presumida legitimidad tampoco nació del espíritu humanista y democrático del gobierno federal, sino de la violencia política del “derecho de guerra” que desde 1898 garantiza a la potencia vencedora la autoridad exclusiva de administrar el destino de los territorios conquistados. El gobierno civil, la ciudadanía y los poderes autonómicos nacieron de sus lógicas gerenciales…

La colonia moderna se hizo “democrática”, no porque representara la voluntad popular sino porque su estructura constitucional perpetúa las condiciones de dominación colonial en todas sus dimensiones.

En este escenario de época, la estadidad es tan ingenua e ilusoria como la independencia. La crisis fiscal de la Isla, sus dramáticos niveles de corrupción generalizada y consecuentes problemas sociales, impugnan la legitimidad del ELA y dan estocada mortal a la quimera estadista.

Para los grandes intereses capitalistas que dominan el Congreso, la Isla es un negocio incierto, todavía lucrativo pero en acelerada quiebra. Antes de anexarnos o “liberarnos”, quizás les resulte más costo-efectivo vendernos para paliar la exorbitante deuda con China, como cuando a conveniencia compraban territorios americanos a imperios europeos. Entre peleítas mongas, la clase política y la “sociedad civil” insular siguen mendigando atenciones y ayudas, derechos y justicias.

Otras columnas de Gazir Sued

lunes, 22 de octubre de 2018

Forcejeo en escuela de Puerto Nuevo

El profesor Gazir Sued analiza el incidente violento entre un maestro y estudiante de escuela secundaria en Puerto Nuevo

💬Ver 0 comentarios