Rosi Acosta

Punto de Vista

Por Rosi Acosta
💬 0

Sube el telón para el cine en Puerto Rico

Desde mañana, martes, 16 de junio, gracias a la nueva orden ejecutiva 2020-044, el telón sube para el cine en la isla. La industria fílmica de Puerto Rico puede retomar sus actividades tras la paralización decretada como parte de una serie de medidas de seguridad contra la pandemia del COVID-19. 

Además, a partir del jueves podremos volver a las salas de cine, bajo medidas cautelares, y también retomar las producciones fílmicas.  Eso es una excelente noticia tanto para los amantes del séptimo arte como para nosotros, los cineastas profesionales.

Como todo lo relacionado a la pandemia del COVID-19, tambien hay versiones encontradas en cuanto a si se deben retomar ciertas actividades y cómo se deben o no reiniciar ciertos negocios. 

Sin embargo, lo que es innegable es que hay que retomar la vida poco a poco pues la nueva cepa del coronavirus llegó para quedarse y tenemos que aprender a convivir con esta enfermedad hasta que la ciencia logre una forma de vencerla.  Incluso, nos estamos preparando para una segunda ola durante el otoño.

Mientras tanto, les resumo cómo esta industria tan afamada, pero tan poco entendida, se ha visto afectada durante esta pandemia y cómo también ha logrado ayudarnos a llevar mejor estos meses de encierro.

En el aspecto negativo, cuando hace tres meses el telón bajó para el mundo entero, la vida como la conocíamos se detuvo para no regresar a ser igual. La industria fílmica, de la misma manera que tantos otros negocios, ha sufrido el efecto económico devastador de esta pandemia. 

Todos los aspectos del quehacer cinematográfico se han tenido que ajustar a la nueva realidad de convivir con el COVID-19. ha sido particularmente peor para los exhibidores, por razones obvias. Globalmente, las salas de cine llevan meses cerradas. Por eso, las estrictas medidas de distanciamiento social, el uso obligatorio de equipos de protección personal y el continuo e indispensable control de higiene ya tiene un impacto en la forma en que podremos reanudar las visitas al cine y por ende en los costos relacionados.

A esto hay que sumarle que como cineastas, sabemos que el futuro del cine implicará una nueva forma de producirlo, nuevos contenidos y una nueva manera de distribuirlo. Se avecinan cambios radicales a nuestra industria y nos estamos preparando para ellos hace varios meses.

No obstante, hay que ver el vaso medio lleno y todo lo negativo tiene su contraparte positiva.

Durante los pasados tres meses hubo quien aprovechó este "break" obligatorio para muchas cosas provechosas. Lo que nadie dudó, ni por un segundo, y lo que dominó las redes sociales era la cantidad de recomendaciones que muchos ofrecían sobre las mejores series, películas y/o documentales que había para escoger.  

Ni por un segundo nadie dudó que podía prender su televisor, computadora, Ipad o teléfono para pasar horas disfrutando de una gran variedad de producciones cinematográficas. Gracias a esta fabulosa industria, en la que orgullosamente trabajo, tenemos la oportunidad de brindar al público, aunque sea por unas horas, una válvula de escape de la realidad que vivimos y que hemos tenido que reconocer que no volverá a ser igual.

¡Qué diferente hubiera sido este encierro involuntario sin acceso al internet y al "streaming"!

¡Qué diferente hubiera sido si no existiera una industria dedicada a crear ese contenido de tanto valor!


💬Ver 0 comentarios