Fernando Cabanillas
💬

Los nuevos datos del Departamento de Salud

Las cifras de casos nuevos de COVID-19 debieran ser lo más precisas posible, porque dependemos de ellas para hacer decisiones serias como cuándo reabrir. Frecuentemente acusamos al Departamento de Salud de ser impreciso en sus estadísticas. Un día reportaban cifras bajas, y al siguiente se disparaba el número de casos para luego bajar nuevamente.

Algunas personas han usado estos datos imprecisos para criticar la reapertura comercial decretada por la gobernadora. Recientemente Salud cambió la forma de reportar. Ahora dividen los casos en “confirmados” (positivos por prueba molecular) o “probables” (positivos únicamente por prueba rápida serológica). Los nuevos datos indican que hay muy pocos casos reportados como “confirmados”. Por ejemplo, el 16 de junio se reportaron dos casos. Sí, leyó bien, solo dos. Estos casos confirmados son los que se usan para evaluar la seriedad de la epidemia. En cambio, ese mismo día se reportaron 23 casos “probables”.  

Sabemos que un problema con las pruebas serológicas es la frecuencia con que el resultado da positivo pero la persona no tiene la enfermedad, los llamados falsos positivos. Para ayudar a identificar estos falsos positivos, se supone que las pruebas serológicas se confirmen con una prueba molecular. El no hacerlo nos expone al riesgo de reportar una incidencia de casos nuevos más alta de lo real. Por tal razón nos ayuda mucho el separar, en vez de mezclar los casos serológicos con los moleculares, como se hacía antes.

Otro aspecto nuevo y muy valioso es el separar los serológicos positivos en tres categorías: IgG, IgM e IgG/IgM. ¿Esto qué significa? Sabemos que hay varios tipos de anticuerpos que producimos al enfrentarnos a una infección. Los más relevantes son IgM, que es el primero que se elabora, seguido luego por el IgG. Cuando tenemos casos que dan positivos para tanto IgM como para IgG, sabemos que la probabilidad de que ese resultado se confirme en la prueba molecular es alta. Sin embargo, cuando el resultado es positivo para IgM pero negativo para IgG, en nuestra experiencia suele ser un falso positivo. Los datos sugieren que de cada 10 positivos solamente para IgM, siete son falsos positivos.

Las fluctuaciones preocupantes, y al parecer inexplicables, del número de casos nuevos se deben a que Salud no tiene una forma de controlar los reportes tardíos enviados por algunos laboratorios, pero al menos ahora nos proveen información de cuántos son los casos que no se habían reportado y que fueron súbitamente añadidos. Hace tiempo vengo diciendo que debemos prestar más atención a las cifras de utilización de camas en los hospitales, que ahora está reportando Salud. Aunque lejos de ser perfectas, al menos las cifras tienen sentido y exhiben menos fluctuaciones.

¿Qué nos indican estos datos? El número de pacientes ingresados con COVID-19 ha permanecido estable, promediando alrededor de 110 casos sospechosos diarios. Para mí, la cifra más confiable es el número de pacientes con COVID-19 admitidos a la unidad de intensivo y la utilización de cuartos de presión negativa. A pesar de que esos números no corresponden a todos los casos de COVID-19, al menos son un reflejo indirecto de la incidencia.

Los casos en intensivo, usualmente, se confirman con pruebas moleculares. Al momento en que escribo esta columna, en los últimos siete días, el número de casos ingresados en las unidades de intensivo ha promediado unos seis por día y fluctuado entre tres a nueve. En cuanto a la mortalidad, tenemos 147 casos o un equivalente a 50 muertes por cada millón de habitantes, lo cual nos coloca en la posición número 49, muy por detrás del Reino Unido y España, que tienen una mortalidad 12 veces mayor que nosotros, y de los Estados Unidos, que tiene siete veces más.

Sin embargo, el CDC acaba de confirmar un exceso de muertes en Puerto Rico entre marzo y mayo, probablemente relacionadas de manera indirecta con el virus. Sospecho que se trata de personas que murieron en sus casas por infartos cardiacos y derrames cerebrales, debido al temor de acudir a los hospitales por miedo a contagiarse.

También debemos aplaudir a Salud por comenzar a reportar semanalmente datos del rastreo de contactos. Nos reportan que se ha rastreado un 79% de los contactos.

Un dato que hemos solicitado es el número total de pruebas por día. Esta cifra incluiría no solo los resultados positivos, que es lo que están reportándonos en este momento, sino tambien el número de resultados negativos. ¿Por qué razón? Mientras más pruebas se hagan, mayor número de casos podrían dar positivo. Por ejemplo, si hace un mes se hicieron 2,000 pruebas en un día y 40 dieron positivas, esto indicaría que el 2% ha contraído la enfermedad. Si ahora hubiera 100 positivos, esto podría malinterpretarse como que la situación está empeorando, porque hay 60 casos adicionales comparados con los de hace un mes. No obstante, si nos indican que se hicieron 5,000 pruebas, entonces la fracción de positivos sería 100 de 5,000, o sea, el mismo 2% que se registró un mes atrás. En otras palabras, el número total de pruebas positivas aumentó, pero fue debido a un aumento en el número de pruebas que se hicieron, y no a que la epidemia está empeorando.

El porcentaje de casos positivos es lo que debemos estar siguiendo para determinar si hay un aumento en las cifras. El doctor Miguel Valencia, epidemiólogo de Salud, me indica que “la disminución en el número de casos confirmados no es el resultado de que se estén haciendo menos pruebas moleculares, sino que el porcentaje de positividad ha bajado. La positividad en el mes de mayo fue de 1.04%”. A mediados de abril el porcentaje llegó a un pico de más de 30% y luego bajó al 1%, y más o menos se ha mantenido en ese nivel.

Al César lo que es del César, y a Lorenzo lo que es de Lorenzo. La forma en que Salud reporta las estadísticas ha mejorado de forma muy notable. Si miran la nueva página del Departamento, creo que estarán de acuerdo.

Para Juan Maldonado y sus compinches de Apex, ese virus iba a ser sumamente productivo, pero afortunadamente para el pueblo, el virus no ha sido tan reproductivo como se esperaba. La epidemia en nuestra isla sigue bajo control.




Otras columnas de Fernando Cabanillas

domingo, 2 de agosto de 2020

COVID-19: ¿cuándo se complica con una tormenta?

Las tormentas se pueden pronosticar de antemano y la del COVID-19 no es una excepción. Además de anunciar su llegada, podemos lograr disolverlas, escribe Fernando Cabanillas

domingo, 26 de julio de 2020

A un paso de la vacuna contra el COVID

Los resultados de estos estudios probablemente estarán disponibles para antes de finales de 2020 pero se espera que las vacunas lleguen al mercado a principios del 2021, dice Fernando Cabanillas

domingo, 19 de julio de 2020

El virus en el aire y la nariz de Trump

El tomar medidas de seguridad ha disminuido la propagación del virus. No quiere decir, sin embargo, que la diseminación por aerosol no juegue un papel, pero no parece ser el mejor actor en esta película, ni tan siquiera el mejor actor secundario, dice Fernando Cabanillas

sábado, 18 de julio de 2020

No hay que apretar el botón del pánico

Pienso que no es necesario tomar medidas radicales mientras las cifras de ocupación de hospitales no se alteren demasiado. ¿Cuánto es demasiado? Pienso que cuando lleguemos a 70% de ocupación de las unidades de intensivo, escribe Fernando Cabanillas