Phillip Arroyo

Desde la diáspora

Por Phillip Arroyo
💬

De estadista a independentista

Desde mi conversión al independentismo hace seis meses, luego de toda una vida como estadista, en la que serví bajo la administración estadista de Luis Fortuño, e incluso como interno en la oficina del vicepresidente de los Estados Unidos, Joe Biden, he escuchado a muchas personas (en su mayoría estadistas) hacerme esta pregunta legítima: ¿Si eres independentista, por qué no estás en Puerto Rico y estás disfrutando de la estadidad?" Otros me dicen, "Luchar por la independencia desde la estadidad es un mamey".

Ante estos planteamientos legítimos  y como parte de nuestra campaña educativa para continuar levantando conciencia hacia la liberación de la patria, me parece apropiado responder estas preguntas, precisamente con preguntas propias:

¿De qué valió la lucha por la estadidad desde la Isla?

¿De qué valieron las veces en que Doña Miriam se trepó en postes para poner la bandera americana por toda la Isla y la irrupción de Carlos Pesquera a la Procuraduría de la Mujer con bandera americana en mano?

¿De qué valieron las "Marchas por la Descolonización" de Pedro Rosselló y Ricky Rosselló en 2006 y 2014?

¿De qué valió la guerra de las banderas iniciada por el exvicepresidente de la Juventud del Partido Nuevo Progresista (PNP), Omar Negrón, cuando bajó la bandera de Puerto Rico e izó la bandera americana en la lomita de los vientos frente al Capitolio?

¿De qué  valió la "victoria" de la estadidad con un 61% en el plebiscito de 2012?

El gobierno de los Estados Unidos, no solamente ignoró los resultados del plebiscito escupiéndonos en la cara; sino que también rechazó que Puerto Rico pueda acogerse a la quiebra a nivel federal y nos ha dado la espalda en nuestro momento de mayor necesidad. Es necesario descolonizar a nuestra isla, pero el status de Puerto Rico solo se resolverá  llevando una campaña educativa simultánea en el mismo patio del colonizador, en conjunto a la campaña educativa del pueblo de Puerto Rico en la Isla.

Nada pasó, ni pasará concentrándonos sólo en la Isla. La colonia es una especie de burbuja donde las noticias que surgen allí se consumen allí. Rara vez penetran los medios en los Estados Unidos, precisamente porque el imperio lo diseñó así.

La clave es la educación en Puerto Rico, los Estados Unidos y el mundo entero sobre la contradicción de los Estados Unidos cuando predica la democracia en países como Irak e ignora la voluntad democrática del pueblo de Puerto Rico. Por ello una "minoría" independentista logró sacar a la Marina del ejército más poderoso de la nación de Vieques. Los Estados Unidos se mueven cuando son avergonzados mundialmente. El PNP no ha hecho esto, ni lo hará  porque aun piensa que logrará la estadidad cargándole las maletas al gobierno americano y vendiendo su conciencia al aceptar donaciones de corporaciones que se lucran con, no solo el modelo colonial,sino con el colapso económico y el sufrimiento en nuestra Isla. 

Pregúntate lo siguiente, ¿Por qué el PNP no usa todos los millones en fondos que levanta en las elecciones cada cuatro años y lo invierte en anuncios televisivos en Estados Unidos y una campaña educativa en todos los estados de la nación para promocionar la estadidad y presionar a los congresistas que sí pueden votar en el pleno de ambas cámaras legislativas, si realmente la estadidad es su prioridad?

No lo hará porque, al igual que el Partido Popular Democrático (PPD), está controlado por los mismos grandes intereses americanos que se lucran con el sistema colonial.

La única opción digna y respetable es la independencia de la patria como país libre y soberano, como lo es precisa e  irónicamente los Estados Unidos de América. 

Otras columnas de Phillip Arroyo

martes, 12 de diciembre de 2017

El PNP al borde del nocaut

El analista Phillip Arroyo explica lo que considera la derrotada estrategia estadista

viernes, 29 de septiembre de 2017

The United States has failed Puerto Rico

Lawyer Phillip Arroyo criticizes the poor commitment of Trump and his administration with Puerto Rico during the crisis after the impact of Hurricane Maria and questions his upcoming visit