Phillip Arroyo

Desde la diáspora

Por Phillip Arroyo
💬

El PNP y 50 sombras de azul

En días recientes concluyeron las festividades de la Convencion Nacional Republicana en la ciudad de Cleveland. Para muchos en los Estados Unidos e internacionalmente realmente fue una convención nacional racista que agrupó a los sectores más extremistas de la nación anglosajona para celebrar a su ídolo, el recalcitrante y anti - latino, Donald Trump.        

Como hago cada cuatro años, me senté a observar y analizar la convención republicana y realmente no fue sorprendente lo que todos vimos. Una mar de delegados de tez blanca y mayor de edad aguantando rótulos de la campaña Trump, sombreros en forma de elefante y no podía faltar la gorra roja emblemática de Donald Trump con las palabras "Make America Great Again" (Hagamos a los Estados Unidos grandioso nuevamente).         

Lo que sí fue sorprendente fue observar a la delegación y al liderato del Partido Nuevo Progresista, el partido que aboga para la isla se convierta en el estado 51. Cabe señalar que la abrumadora mayoría del liderato moderado del Partido Republicano se ausentó de la convención. Líderes como Marco Rubio, Bobby Jindal, y el Senador Graham fueron los grandes ausentes y todos expresaron públicamente que tomaron sus decisiones por "principio y siguiendo sus conciencias" a raíz de las expresiones racistas de Donald Trump.         

Por supuesto, no es de extrañar que algunos líderes conservadores se sientan avergonzados de lo que se ha convertido su organización política y eso se respeta. Sin embargo, nada de esto influyó en la decisión del PNP, liderado por la compañera de papeleta de Ricky Rosselló, la republicana Jenniffer González. No podía creer lo que veían mis ojos cuando vi al empresario y donante millonario del PNP, John Regis, con la gorra roja de Donald Trump y al exsecretario general Pichy Torres más emocionado que un nene en Disney, mientras el público en la convención vociferaba gritos e insultos hacia los latino e inmigrantes.         

Dicho suceso, por alguna razón, me hizo recordar la película "50 Shades of Grey" protagonizada por Dakota Johnson y el modelo de Calvin Klein, Jamie Dorman. Dicha película, adaptada de la novela del mismo título, trata sobre la historia de una mujer joven que conoce a un magnate empresarial que la introduce al mundo del masoquismo sexual y la domina  agresivamente en la intimidad mediante latigazos, nalgadas, jalada de cabello, etc. En fin, Dakota Johnson encarna a una esclava sexual que se somete a su coprotagonista Jamie Dorman a tener con el gusto, antojo y total control de este. En una escena notable, Jamie Dorman le muestra su "cuarto de juegos" a Dakota, debidamente almacenada con una gran diversidad de látigos con diferentes formas y texturas que este utilizaba para someter a Dakota Johnson a la obediencia.         

El PNP de hoy día, es inequívocamente la chica en una nueva producción que yo titularía "50 Sombras de Azul". El gobierno federal y Wall Street interpretan el rol de Jamie Dorman, el magnate multimillonario. Al PNP le dieron el primer gran latigazo en 2010 cuando, a pesar de tener mayoría demócrata en la Camara de Representantes y el Senado, el proyecto de Pedro Pierluisi que proponía un plebiscito en la Isla con aval federal murió.  

El segundo latigazo fue cuando el presidente Barack Obama, luego de prometer que su administración tomaría acción si la mayoría del pueblo de Puerto Rico se expresara por la estadidad, terminó ignorando la victoria que obtuvo la opción de la estadidad por un 61% del voto.         

El tercer latigazo fue la imposición  de una "Junta de Control Fiscal" que incluye la herramienta de potencialmente reducir el salario mínimo en Puerto Rico para jóvenes de 25 años de edad o menos. Luego de estos tres grandes latigazos, que sin duda enrojecieron el trasero del PNP, uno pensaría que su necesidad seudo masoquista se satisfacería, pero no fue así.         

El liderato del PNP, liderado por la compañera de papeleta de Ricardo Rosselló, optó por asistir junto al exgobernador Luis Fortuño al "cuarto de juegos" del sector racista de los Estados Unidos, que se reunió en Cleveland para su convención.         

Quizás el PNP piensa que al llegar a 51 latigazos lograrán materializar la anexión de Puerto Rico como estado. Lo que quizás no saben, es que la película "50 Shades of Grey" (50 Sombras de Gris) fue un fracaso en términos taquilleros en el cine, por lo que nunca habrá un "51 Shades of Grey".

Todo parece a indicar que el PNP se tendrá  que conformar con  "50 Sombras de Azul“, versión colonial que no llegará ni al cine.

Otras columnas de Phillip Arroyo

martes, 12 de diciembre de 2017

El PNP al borde del nocaut

El analista Phillip Arroyo explica lo que considera la derrotada estrategia estadista

viernes, 29 de septiembre de 2017

The United States has failed Puerto Rico

Lawyer Phillip Arroyo criticizes the poor commitment of Trump and his administration with Puerto Rico during the crisis after the impact of Hurricane Maria and questions his upcoming visit