Mariel González Mendoza
💬

La telemedicina no es opción para todo en la pandemia

En los días de la pandemia del COVID-19 existen algunos pacientes que les aterra la idea de ir a una oficina médica, a la clínica de urgencias o a una sala de emergencia por temor a contagiarse con el virus de potencial letal.

Hay personas que prefieren utilizar la telemedicina como una alternativa más segura. Sin embargo, algunos se arriesgan a sufrir las consecuencias de no recibir el cuidado médico convencional que requiere ciertas condiciones médicas.

La telemedicina es en muchos casos una manera conveniente y costo efectiva de recibir servicios médicos sin la necesidad de tener que asistir personalmente ante un galeno, sobre todo en estos momentos de distanciamiento social. Sin embargo, la telemedicina debe ser considerada un complemento y no un sustituto al cuidado médico en persona. 

Existen circunstancias en la que es necesario y urgente que el paciente reciba atención médica en persona ya que su condición requiere estudios y exámenes que son imposibles de ofrecer a través de una computadora o teléfono.

En las últimas semanas he atendido por medio de visitas virtuales a varios pacientes con condiciones que requieren atención médica en persona de manera urgente. Muchos se resisten a la idea de tener que salir de sus casas y visitar una oficina o centro médico por temor a un posible contagio. No obstante, mi labor es explicarles la seriedad de la condición que presentan y hacerles entender que el riesgo de no atender su condición como es debido es mayor que el riesgo de una posible exposición al coronavirus.

Ataques al corazón o al cerebro, ataques de asma que no responden a las terapias en el hogar, alta presión descontrolada, sangrado rectal profuso, laceraciones en la piel, abscesos dentales que no responden a antibióticos, infecciones de orina complicadas (con impacto al riñón), traumas a la cabeza que resulten en confusión, mareos, náuseas y vómito, una parálisis súbita, dolores severos de abdomen, pelvis, espalda, cabeza, oídos, pecho, dificultad respiratoria severa, infecciones de garganta que no responden a antibióticos, entre otros, no se pueden tratar apropiadamente por medio de una visita virtual. Todos requieren atención médica en persona. Esa visita al médico podría hacer la diferencia entre la vida y la muerte.

Si el médico que le atiende por medio virtual recomienda que vaya a sala de emergencia o clínica de urgencias, hágalo, es por su bien. Use una mascarilla y mantenga distancia mientras espera por ser atendido.





Otras columnas de Mariel González Mendoza

domingo, 19 de julio de 2020

Prevención y paciencia ante el alza de contagios

La doctora puertorriqueña Mariel González, quien tiene su práctica en la Florida central, comenta su experiencia ante el incremento de casos de COVID-19 en ese estado

jueves, 23 de abril de 2020

La telemedicina en tiempo de pandemia

Gracias a esta pandemia del COVID-19, la telemedicina ha cobrado un valor que no había sido reconocido, afirma la doctora Mariel González Mendoza

martes, 22 de octubre de 2019

La tragedia de un accidente automovilístico

La doctora Mariel González narra su viviencia durante un choque de tránsito e insta a utilizar el cinturón de seguridad para proteger la vida de conductores y pasajeros, especialmente menores de edad

miércoles, 26 de junio de 2019

Agua, sin excusas

La doctora Mariel González Mendoza explica la importancia del agua para la salud